Stormshield: «Protección a prueba de bombas nivel OTAN» [3/7]

TPB293, sep19. Somos relativamente jóvenes, tenemos apenas cinco años en el mercado, fruto de la fusión de las francesas NetASQ y Arkoon tras su compra por parte de Airbus CyberSecurity, perteneciente al consorcio europeo aeroespacial. Tenemos una gama completa de productos para la protección de red y seguridad perimetral bajo la fórmula del pago por uso.

Hacemos hincapié en las certificaciones adquiridas, con los niveles más exigentes a nivel europeo: EU Restreint, Common Criteria, NATO/OTAN o France Cyber Security. La MSA es la encargada de auditar los código fuente en proveedores de la administración pública para certificar que no hay puertas traseras. De hecho, somos el único fabricante europeo de firewalls que queda.

Esto nos proporciona una serie de fortalezas, según Gartner: las certificaciones mencionadas, con soporte de RGPD desde el primer momento con integración de cifrado en los firewalls; el rendimiento, con un mínimo impacto del IPS comparado con sus competidores; un soporte en local en más del 90% de los casos; la estrategia de producto basado en gestión de vulnerabilidades y sandboxing; y toda la inteligencia que la compañía adquiere a través de la matriz Airbus D&S. Sin embargo, también existen debilidades que cabe mencionar: no tenemos presencia en EEUU, no tenemos clientes en AWS y Azure, ni una estrategia SDN ni IaaS.

El despliegue de componentes virtuales de seguridad no tiene costes de adquisición. Stormshield realiza una oferta bajo demanda simplificada que está asociada al ancho de banda, a las máquinas conectadas, al número de usuarios y a las máquinas virtuales alojadas que tenga el cliente. Con estos parámetros, sale una cifra mensual que es lo que toca pagar. Creemos que es más cómodo así. La idea es poder aumentar a partir de esta base los servicios de más valor y obtener más margen. Solo hay que poner nuestros firewalls virtuales delante de los productos que ya tiene el cliente. compatibles con los principales hipervisores (VMware, Citrix, Hyper-V, KVM, OpenStack). Hay dos sabores: Standard (con un antivirus opensource y todo lo demás) y Premium (con antivirus de Kaspersky más categorías de filtrado).

No hay coste inicial por licenciamiento, solo se pagan si se han usado, y si no se usan no se pagan. Se cobra por las máquinas que estén funcionando, no por que estén instaladas. El sistema es flexible y permite cierta elasticidad, se adapta al tamaño en función de las necesidades. Puede pasar de 50 a 100 usuarios sin necesidad de modificar licencias, solo asignando más recursos de memoria RAM para gestionar más tráfico, y lo mismo si hay que reducir.

Borja Pérez, Country Manager Iberia Stormshield

contenido extra:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: