Seguir normativas ISO reduce costes en un 7% y aumenta ventas en un 5%

Este viernes 14 de octubre se celebra de nuevo el Día Mundial de la Normalización, una iniciativa respaldada por la Comisión Electrotécnica Internacional (IEC), la Organización Internacional de Normalización (ISO) y la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU) que busca rendir homenaje a los miles de expertos a nivel mundial que participan en la elaboración de todos los estándares que rigen nuestra vida diaria.

Estas normas son clave para el desarrollo económico, no solo por la confianza que transmiten al consumidor, sino sobre todo por lo que aportan en materia de competitividad empresarial. Según datos de UNE (Asociación Española de Normalización) y la CEOE, estos estándares suponen un 1% del PIB español, suponiendo un 5% de los ingresos por ventas del empresariado del país, para los cuales, además, permite una reducción del 7% de los costes por actividad.

Cabe recordar que estas normas internacionales las desarrollan expertos de todos los ámbitos, así como ONG, gobiernos y otros estamentos, a partir de las propuestas de la IEC, la ISO y la ITU. Dichos especialistas se agrupan en los distintos comités formados para cada sector con el fin de dotar de normativas a todo tipo de temas, desde estándares de conexiones informáticas, hasta requisitos para que un producto sea sostenible.

Transparencia y garantía

En la época de incertidumbre económica actual, el cumplimiento de los estándares y normativas ayuda a las compañías a documentar tanto su competencia como la eficacia de su gestión frente a grupos de potencial interés, generando así un clima de confianza. No solo eso, sino que, como recuerda UNE, para acceder a contratos públicos, así como a los fondos europeos de recuperación, hay que ser plenamente transparente respecto al cumplimiento de la legislación, pero también hay que demostrar la adhesión a las normas relativas al uso eficiente de la energía y medio ambiente.

De hecho, los principales ejes del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno español pasan por el cumplimiento de un conjunto de estándares que recogen prácticas empresariales reconocidas internacionalmente en ámbitos como la digitalización y ciberseguridad, gestión de la I+D+i, continuidad de negocio, compliance, antisoborno, seguridad y salud en el trabajo y sostenibilidad. Esta última está, más concretamente, relacionada de forma directa con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU.

El cumplimiento de normas en materia de sostenibilidad es una parte fundamental de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que persigue generar un planeta mejor y más habitable. En este sentido, las normas internacionales sirven para establecer los parámetros a partir de los cuales los gobiernos y las corporaciones de todo el mundo transitan hacia los objetivos comunes para la preservación del planeta. Es un manual de buenas prácticas que requiere de la colaboración estrecha entre los ámbitos público y privado para superar el enorme desafío ecológico que vivimos.

La normalización promueve la GRC

Resulta imprescindible mantener una política adecuada de GRC (Gobierno, Riesgo y Cumplimiento) para que las empresas tengan siempre presentes las normas y certificados ISO necesarios para su gestión diaria, así como para mantenerse dentro de los ODS de la ONU. Por tanto, Gobierno, Riesgo y Cumplimiento son los tres pilares básicos de la sostenibilidad corporativa en la actualidad: muchas entidades exigen cumplir unos parámetros determinados en cuanto a gobierno corporativo, gestión de riesgos, transparencia o cumplimiento normativo para acceder a financiación, ayudas, subvenciones o inversores. O simplemente para optar como proveedor.

La empresa GlobalSuite Solutions es una de las pioneras en ofrecer una solución específica de GRC que monotoriza el cumplimiento de la normativa, además de la gestión de riesgos y la automatización de procesos. Asimismo, cuenta con expertos en cumplimiento normativo y gobernanza para supervisar todas sus acciones optimizando la gestión de las compañías y contribuyendo a que los equipos de las organizaciones puedan dedicarse a lo que más necesita: su negocio. Tal y como explica Antonio Quevedo, CEO de la compañía, “nuestro objetivo es ayudar a las empresas a construir un gobierno corporativo a la altura de las necesidades actuales del mercado, dotándolas de las herramientas necesarias para que cumpla todas las normativas que involucren a su negocio”.

La solución GRC todo en uno de GlobalSuite gestiona diversos aspectos de la seguridad, riesgos, cumplimiento, continuidad del negocio, privacidad y auditoría de las empresas. Puede incluir además otros servicios especializados de asesoría y consultoría -consejo profesional sobre la normativa de cada sector (financiero y asegurador; industria, energía y transporte; telecomunicaciones; servicios, retail y alimentación; salud y farmacéutico; sector público y gobierno), apoyo con el software, formación- que añaden valores diferenciales a su propuesta: resiliencia, mejora y consolidación a largo plazo… “Y por supuesto, la certeza de cumplir con la regulación”, concluye Quevedo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: