A toro pasado [5/5]

No sé ustedes, pero a mí me hace gracia abrir el sobre de las promesas y buenas intenciones que se hacen con las doce uvas del año anterior y repasar las que se han cumplido y las que no progresan adecuadamente. Lo mismo pasa con las predicciones de las consultoras y las adivinaciones de las pitonisas, claro que a poco que sean verdaderos profesionales y sepan leer entre líneas la actualidad o fijarse en pequeños detalles pueden salir airosos con indeterminados vaticinios y ambiguos augurios.

Así, el informe “Top 10 Strategic Technology Trends for 2020”, de la consultora Gartner, anunciaba que 2020 iba a ser un año clave, el trampolín para un gran salto tecnológico, y desde luego, lo ha clavado. Mismo mérito ha tenido Cisco, que en 2015 decía que para este año habría más habitantes en el mundo con teléfono móvil que con acceso a electricidad y agua corriente, y no le ha faltado razón.

Y viendo las diez tendencias tecnológicas que iban a despuntar en 2020, si pensamos que se ha parado el reloj diez meses en cierto sentido, podrían valer igualmente para 2021:

-Hiperautomatización. Se trata de automatizar los procesos empresariales para hacerlos más precisos, eficaces y hasta diez veces más rápidos combinando tecnologías emergentes como Robotic Process Automation (RPA), Inteligencia Artificial (IA) y Machine Learning (ML), entre otras.

-Multiexperiencia. La realidad virtual (RV), la realidad aumentada (RA) y la realidad mixta (RM) están transformando la forma de acceder a contenido digital, transformando la manera de percibir e interactuar en el mundo digital.

-Democratización de la tecnología. La virtualización de las infraestructuras y plataformas PaaS posibilita el acceso a recursos de última generación (analítica de datos, low-code, deep learning…) a través de modelos opex de pago por uso sin costosos requerimientos capex.

-Perfeccionamiento humano. La aplicación de prótesis digitales y el uso de asistentes virtuales crearán una combinación hombre-máquina que mejorará nuestras capacidades físicas y cognitivas con un acceso instantáneo a la información.

-Transparencia y trazabilidad. El empleo de tecnologías Blockchain permitirá un mayor control de los datos personales garantizando un uso ético y regularizado en aras de la confiabilidad de las relaciones online.

-Edge Computing. Bajo el paraguas del Internet de las Cosas (IoT), cada vez más la capacidad de computación se va a llevar al extremo (endpoints, sensores…) posibilitando la transformación de los datos en información en tiempo real y libres de latencias.

-Nubes híbridas. En la misma línea, tanto el core del negocio como los departamentos de gestión habitarán distintas nubes privadas y públicas, así como en datacenters locales, en función del cumplimiento de los requisitos exigidos o que se quieran establecer.

-La autonomía de los objetos. Cada vez será más normal y estará más asumido el compartir espacio con robots, androides, drones, vehículos autoconducidos, asistentes virtuales, chatbots, quioscos inteligentes…

-Blockchain. Aumentará la capacidad de realizar actos jurídicos y legales en la Web, sin intermediarios y con juridiscencia universal, firmas, contratos, compraventa, votaciones…

-Ciberseguridad. La aplicación de la IA y ML traerá nuevos desafíos para la seguridad informática, ya que aumentarán considerablemente las vulnerabilidades de los sistemas, que tendrá que aplicar modelos de contraespionaje y zero-trust.

contenido extra:

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: