Un informe revela que el trabajo híbrido necesita un cambio cultural en las empresas

A pesar de que en los últimos años esta nueva forma de trabajar ha cambiado y ampliado el concepto de oficina, el análisis ‘Hybrid Heaven or Hell’ de Poly y Worktech resalta que el desarrollo de una verdadera cultura híbrida en las empresas es clave para que el nuevo modelo de trabajo funcione con éxito

Así se desprende del informe que acaba de hacer público el fabricante Poly (ahora encuadrado en la oferta de HP), y que también incide en que definir una cultura organizativa representaba un reto para las empresas que en su inmensa mayoría vienen de entornos de oficina tradicional, cuando estaba esencialmente impulsada por el presentismo y arraigada en una serie de comportamientos vinculados al lugar físico de trabajo. En un entorno híbrido, estas normas históricas ya no son eficaces y la cultura simplemente no puede dejarse al azar. De hecho, algunas encuestas internacionales recientes remarcan que solo uno de cada cuatro trabajadores híbridos afirma sentirse vinculado con la nueva cultura de su empresa.

En este sentido, el análisis de Poly destaca que la creación de una cultura eficiente en este nuevo contexto de trabajo híbrido requiere adoptar un enfoque tanto descendente como ascendente, de manera que exista un equilibrio entre la estrategia directiva y el nivel de autonomía que se otorga a los empleados en la gestión de sus tareas. De lo contrario, el riesgo es que la apuesta por esta nueva forma de trabajar se convierta solo en un rígido conjunto de normas corporativas capaces de limitar de forma consistente la autonomía y el desarrollo personal de los empleados.

El informe toma como base estudios recientes sobre la correlación entre el apego o identificación del empleado con la empresa y la política de trabajo híbrido que impacta en la conexión de los trabajadores con la organización. Bajo este planteamiento, las principales conclusiones del informe son:

  • No se debe dejar la cultura híbrida al azar. Las organizaciones deben hacer un balance de su cultura actual, por ejemplo, mediante una auditoría cultural, para evaluar los aspectos esenciales, determinar lo que ha funcionado —y debe mantenerse—, y lo que debería evolucionar para el éxito del modelo híbrido.
  • La cultura debe enmarcar con claridad los valores con respecto al modelo híbrido, lo que incluye un nivel de intencionalidad y propósito cuando se trata de definir las razones para que la gente se reúna. Es lo que algunos expertos definen como “crear una cultura de reunirse con un propósito”. Esto debe comunicarse con claridad en toda la organización para que las personas de todos los niveles se adhieran a la visión compartida.
  • Para que sea realmente eficaz, la apuesta por la cultura corporativa hibrida tiene que ir más allá de un simple listado de reglas corporativas. El estudio resalta que para un modelo híbrido eficiente puede ser más adecuado proporcionar un marco de principios rectores que permitan a cada equipo establecer los principios de comunicación y colaboración que mejor se adapten a sus objetivos y prioridades. Esto permitirá crear una cultura de cooperación entre personas mucho más ágil, activa y eficiente.
  • Hasta ahora, reorganizar los espacios para favorecer las interacciones colaborativas ha sido uno de los componentes más prominentes en el establecimiento del modelo híbrido. Sin embargo, el informe remarca que no es suficiente el simple rediseño de los lugares de trabajo para impulsar la cultura híbrida. Al revés, es la cultura la que debe impulsar el nuevo concepto de lugar de trabajo para que se creen nuevos espacios capaces de fortalecer la conexión entre los profesionales e impulsar el desarrollo de una manera de trabar verdaderamente hibrida.
  • Una vez definida la cultura y creados los nuevos espacios, la tecnología se convierte en un aliado esencial. La talla única no sirve para todo y los productos de comunicación y colaboración tienen que estar específicamente pensados para apoyar las tareas y necesidades que pueden llevarse a cabo y surgir en los diferentes lugares. Esto significa ir más allá de los instrumentos que se utilizan en la oficina para proporcionar a los empleados soluciones que garanticen la equidad de participación y colaboración independientemente de donde se conecten.

Este informe se enmarca dentro del observatorio de investigación que Poly y Worktech Academy tienen en marcha para crear nuevas ideas, identificar los retos y explorar las oportunidades emergentes en torno al trabajo híbrido. En esta ocasión, para la elaboración del análisis, se ha tomado como base los estudios y encuestas más recientes en este campo, así como las reflexiones obtenidas de un grupo de discusión integrado por responsables de la experiencia del empleado o puestos equivalentes de grandes empresas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: