¿Se ha quedado tu TPV anclado en el siglo XX? [1/5]

TPB292, jul19. Ya nadie usa las cajas registradoras de nuestros abuelos salvo para decoración vintage. Y a este paso, tampoco llevará billetes en la cartera. En 2017 fue por primera vez que el volumen de pago en TPV fue mayor que el volumen sacado en cajeros. Esto solo quiere indicar que la gente ya prefiere pagar con tarjeta de plástico (72,5%) que en cash (65,9%), según un estudio de UniversalPay. De hecho, por cada euro que se sacó en cajero, se gastó cuatro en comercio, dice Mastercard. ¿Esto cómo se traduce en el punto de venta? Pues que a la hora de pagar, la experiencia puede verse tan frustrante para ambas partes como que no se pueda completar la compra por falta de “medios”. Medios de pago, se entiende.

AQUÍ YA no se habla solo de la opción de pago con tarjeta, independientemente del sistema (Visa, MasterCard, American Express…), sino de contemplar otras alternativas (PayPal, Samsung Pay, Alipay, Bizum, Facebook Messenguer, Jaxx, Fitbit Pay, Paytouch, Amazon Go, PIN-on-Glass…). Ya no solo puedes desenfundar el teléfono y pagar sin sacar el monedero, puedes hacerlo con el smartwatch, o dando de alta tu huella dactilar como en los exclusivos hoteles Ushuaïa de Ibiza o por reconocimiento facial en los piloto de Amazon sin línea de cajas en Seattle. ¿O prefieres que se vaya a cualquier página web? La onmicanalidad también concierne a los medios de pago, y no es tan complicado tenerlos integrados en la tienda… siempre que sea una tienda del siglo XXI conectada y con acceso a Internet, claro.

No en balde, “solo” hay 2.659 millones de usuarios con smartphones a nivel mundial. Y los expertos en la materia preven que para este mismo año más de 900 millones de personas hayan utilizado sus dispositivos móviles para realizar algún pago, cifra que superará los 1.000 millones en 2020. Actualmente el 94% de los españoles utilizan un smartphone, frente al 41% de hace seis años, y, según el Barómetro de Pagos Digitales de Mastercard, el 31% de los usuarios elige pagar con el móvil de forma habitual. Se trata de una tendencia que va extendiéndose muy rápidamente y en todos los tramos de edad.

Es en este contexto donde son los usuarios con sus terminales móviles los que empujan la nueva demanda y la renovación del mercado POS (Point of Sale). Se espera que el segmento crezca a medida que los retailers actualicen sus sistemas de pago tradicionales, a fin de mejorar el servicio que espera recibir el cliente. Según datos de Transparency Market Research, el mercado de terminales POS experimentará un crecimiento anual del 11,6% hasta 2020, año en el que el mercado alcanzará un volumen de ingresos cercano a los 80.000 millones de dólares. El segmento retail lidera el mercado con una cuota del 34%. Y dentro de los fabricantes -en un sector muy atomizado-un tercio se lo lleva Toshiba (que adquirió el negocio de IBM en 2012), HP y NCR. En cuanto a las impresoras, las térmicas resisten (80% de cuota) y las portátiles crecen mucho (20%), y los fabricantes que se reparten el pastel son Epson, Star Micronics y Bixolon.

IDC apunta unas ventas POS en la zona euro de unas 800.000 unidades anuales, con crecimientos que rondan el 4,5% aunque no es igual en todos los mercados (Belelux y sur de Europa obtienen mejores resultados, decrecen Francia o Gran Bretaña) pero en general esta senda de crecimiento se extenderá a los años siguientes, con una CAGR del 2,7% en el próximo lustro, alcanzando más de 920.000 unidades en 2020.

Entre tanto, casi la totalidad de los comercios en España, el 95%, permiten el pago con “dinero de plástico”; de ellos, conocen y aceptan el contactless en el 78% de los casos, siendo este tipo de transacciones, además, el servicio más valorado como valor añadido en el TPV, en concreto, en un 64% de los negocios, justo el doble que el siguiente más valorado, el pago móvil. En cuanto a estos medios de pago móviles, un informe de Tractica prevé que el volumen de transacciones a través de dispositivos wearables pase de los 3.100 millones de dólares de este año a los 501.100 millones de dólares en 2020; en la venta de proximidad supondrá el 20%. El disparo de salida lo realizó Apple Pay (26%) en el Apple Watch, al que se han sumado Google Pay (22%) y Samsung Pay (5%), mientras que se consolidan alianzas como las de Swatch con UnionPay y la de Alipay con Xiaomi. El resto los wallets específicos de cada banco (42% en total).

Vamos hacia la onmicanalidad, con experiencias de compra que pasan por más touchpoints y diversos escenarios. Por ejemplo, pedir información en un Alexa, realizar el pago en un móvil y recoger el pedido en tienda física. Y en el camino inverso, también habrá sitios donde el cliente desea comprar online a través de su móvil desde la misma tienda… ¿Tiene sentido en un mundo así el POS tradicional?

contenido extra:

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: