Wolters Kluwer pone de largo su viaje a la nube en España con a3innuva

La última edición del Foro de Asesores ha sido muy especial, pues cumplía su décimo aniversario. En este tiempo se han celebrado 26 sesiones principalmente bianuales en Madrid y Barcelona, además de alguna otra ciudad, a las que han acudido 25.000 asistentes y más de 30 colectivos con unas 160 ponencias. Son unas sesiones muy seguidas por la profesión, principalmente despachos y asesorías, además de responsables de contabilidad y recursos humanos en pequeñas empresas. El celebrado el pasado 12 de marzo en el Teatre Nacional de Catalunya tuvo una asistencia de más de mil personas, y por primera vez, un seguimiento en streaming.

El 12 de marzo también era el duodécimo aniversario de Pep Aragonés en la empresa, en la que actualmente dirige la parte de Tax & Accounting en España y de premio, ha recibido el encargo por parte de sus jefes directos en Holanda de hacerse cargo del negocio en Brasil. “Wolters Kluwer compró la primera compañía brasileña hace cuatro o cinco años, pero por similitudes de la estructura del mercado, es más parecido al tejido español que al norteamericano, por lo que se ha anexado a la zona europea”, anunciaba el director general. “Hay que advertir que hace ya unos años, en 2010, la compañía sustituyó toda la organización por regiones en cuatro divisiones temáticas: Legal & Regulatory, Health, Tax & Accounting y Governance Risk & Compliance”.

En su encuentro previo con los medios especializados, Aragonés destacó los buenos resultados de la filial española, que creció un 7%, por encima de la media del 4% de la compañía que facturó 4.360 millones de euros, y del excelente ojo que tuvo el que hace 20 años viera la oportunidad de apostar por los programas de software de gestión, pues en aquella época eran sobre todo una compañía jurídica que editaba jurisprudencia y varias revistas del ramo. “Ahora se nos da la razón, aquella compra en 1999 de A3 Software fue todo un acierto, y desde entonces, la parte que llamamos Digital (soluciones de software) supone ya el 77% de nuestros ingresos, mientras que la Print aún mantiene un 12%, y el resto son Services que es donde pretendemos crecer más”.

Wolters Kluwer tiene en la chequera 762 millones en cash para seguir comprando tanto a nivel internacional como local, una vía de crecimiento que siempre han gustado de emplear como complemento al orgánico. De hecho, se anunció la última compra, Link Soluciones, un partner de Equipo Noray, empresa en Canarias dedicada al software de gestión hotelera, a la que se suman dos operaciones más en marcha que pueden culminar a lo largo de 2019 (una de ellas seguramente perteneciente al ámbito de la seguridad).

Respecto a la contribución general en la multinacional, el 61% del negocio se produce en suelo americano, donde la división de Salud crece espectacularmente, seguida por Europa con un 31%, siendo Asia-Pacífico y resto del mundo el 8% restante. Dentro de Europa, España es el tercer mercado en Tax & Accounting, tras Alemania e Italia, y por delante de Países Bajos y Gran Bretaña. Esta división es la más importante, pues contribuye con 1.295 millones de euros, el 29%, “y se basa en un compendio de conocimiento experto y portfolio de soluciones y servicios”, añadía Aragonés. “La clave ha estado en reaccionar frente a los distintos desafíos que nos encontramos en un mundo hipercompetitivo de cambios tecnológicos, mercados regulados, agentes disruptores y talentos digitales”.

En su intervención en el #foroasesores19, el CEO en España contaba cómo “el ‘señor Google’ y sus algoritmos conocen prácticamente casi todo de nosotros en esta era del dato. Si en los años 80 el VW Golf hubiera evolucionado en la misma proporción que un ordenador Elbe (Electrónica Beltrán), hoy tendría un coche que llegaría en una hora a la luna, consumiría 4 litros de combustible cada 3 millones de km y me habría costado comprarlo 3 céntimos. La evolución de la sociedad obliga también a las empresas a adecuarse a las nuevas generaciones de nativos digitales, tanto como empleados como clientes: No compran objetos, compran experiencias; no adquieren productos, los consumen. Vosotros asesores vendéis confianza. La pregunta es cómo enfrentarse a estos desafíos, ¿como un huevo, como una zanahoria o como café molido? Cuando los metes en un cazo de agua hirviendo, el que era débil sale duro, el que era fuerte sale ablandado y el que era polvo sale mejorado en calidad. Cada cual reacciona de una manera transformadora a la misma realidad”.

wolters kluber

Al margen de resultados “hasta donde puedo leer”, y por centrarlo en el mercado principal de los programas de gestión, “estamos en un proceso de transformación global que evoluciona del on-premise al SaaS”, aseguraba Aragonés. La compañía cuenta e España con 45.000 clientes, entre despachos profesionales (16.000) y empresas (29.000). “Mantenemos un ratio de recurrencia muy bueno, pese a la crisis sufrida, el 93% se queda, tanto el que compra por primera vez como el que repite. La compra nueva supone un 10% y sigue creciendo a doble dígito en estos dos últimos años, y al 8-9% sostenido desde 2014, mientras que el negocio en online supone ya el 22%”.

Fue a3asesor el mítico programa base que en su viaje al a3erp es empleado por 60.000 despachos, “y con el que en la actualidad llegamos indirectamente a 5 millones de pymes en la Unión Europea, y con el que se tramitan 7,5 millones de nóminas en Alemania, Italia y España, y 3,5 millones de euros en impuestos del trabajador”, apuntaba el director general. Pertenece a la división de soluciones expertas, que junto a las otras dos familias del canal (300 partners en España) y soporte (servicios 360º) conforman la oferta de Tax & Accounting y ahora se anuncia el inicio de su viaje por partes a la nube, comenzando por el módulo de Contabilidad. “Si quieres ir rápido, viaja solo; si quieres ir lejos, viaja acompañado, dice el proverbio africano”.

Por otro lado, se hizo referencia a las dificultades de encontrar talento digital en el mercado, una tendencia que no hará sino acrecentarse, en la próxima década se estima que Europa demandará 2,3 millones de empleos en este rublo, y el déficit actual en España ya es de 40.000 candidatos. Para paliar en parte este obstáculo, Wolters Kluwer anunciaba también una nueva iniciativa, el proyecto Certifica, un programa desarrollado junto a la plataforma universitaria CertiUni. “Recibíamos muchas llamadas de despachos que estaban buscando algún experto en A3 en Infojob y les costaba encontrarlo, por si nosotros los tuviéramos más localizables y pudiéramos recomendarles. Con esta iniciativa, ahora estudiantes de grados jurídicos y empresariales pueden certificarse en el uso de nuestras herramientas, cerrando el círculo de su formación y facilitándole un primer empleo”, concluía Aragonés.

Al día con la regulación

Pese a los vaivenes políticos y síntomas de desaceleración en el continente, las previsiones de Wolters Kluwer son positivas. Según una propia encuesta, el 57% de las empresas piensa crecer entre 0 y 5%, y el 63% dice que invertirá (en tecnología primero, y después por este orden en exportar, en más personal y en I+D). La compañía confía en palancas como el RGPD, “que aunque ha generado muchos dolores de cabeza, ha sido positivo para nuestra actividad, a la que se une este año la entrada en vigor del SIE en Canarias y las notificaciones electrónicas con las administraciones públicas. Por otro lado, el Gobierno en funciones sigue sacando medidas como el control presencial en todo el ámbito laboral, y sin entrar a valorarlo, es todo un notición para nosotros, que ya teníamos preparado un módulo de gestión del tiempo que se integra con todo el hardware existente, pues ya hace dos años sonó como ley. Vivimos de estas oportunidades, digerir todas las novedades contables, laborales o fiscales que se van añadiendo, sin ayuda, es durillo. La Administración trabaja para controlar, y eso es positivo para el negocio. En un escenario plano no podríamos vivir de esto”.

Y es que Wolters Kluwer realiza entre 150 y 200 modificaciones al año en sus programas entre actualizaciones normativas y regulatorias, mejoras funcionales y parches de seguridad del software. “Esto es una sobrecarga de trabajo en el día a día para cualquier pyme. Algunos cambios se pueden prever e ir trabajando, pero otros ocurren prácticamente sin avisar, que igual que te da una oportunidad, te puede echar de un día para otro del mercado si no estás preparado. Por ejemplo, en Italia entra en vigor el uso de la factura electrónica para empresas de todo tamaño, mientras aquí por ahora solo es obligatorio en la relación con la Administración Pública. Cualquier programa de software dejado a su suerte, deja de ser efectivo pasados tres años”, señalaba Tomàs Font, Head of Business Operations de la compañía.

wolters kluber

También se anunció cómo se ha ido preparando cada país para afrontar la migración de sus soluciones a la nube. “Por temas de escalabilidad y coste no podíamos seguir en la nube privada en que estábamos, por eso se ha decido migrar toda la plataforma en Europa a la nube pública de Azure”, anunciaba Font. Lo mismo le ocurre a las empresas, no es blanco o negro, existe un escala de grises en medio. Los despachos combinarán ambos escenarios y aceleran el cambio según lo encuentren atractivo. Las dos soluciones, la clásica y la nube están ahí, porque la incorporación de nuevas generaciones no es tema badalí. Entra talento joven y o tienes un proyecto que les seduzca un poquito o se te pueden ir a otro lado, y eso aún no empieza a ser un problema, pero en una ventana cercana, y no estamos hablando de diez o quince años, entonces sí va a ser un problemón. Ya hay start-ups que están cambiando el concepto de asesoramiento: no esperan en su sillón a que llegue el cliente, se plantan en su organización con su portátil a cuestas y se conectan a la nube y le resuelven in situ”.

Hay una cierta ambivalencia en el ambiente, están los ávidos por cambiar y encontrar las fórmulas que se lo faciliten, y están los que no abandonan su metodología de manguitos y calculadora ni jubilados. Según Font: “Dolor para un despacho es perder una cuenta de 500 empleados; lo malo es que uno va aguantando el dolor… hasta que el dolor se hace insoportable. El despacho cambia cuando cambia la empresa, es un driver directo. Pero la curva de adopción de la innovación no es la misma en todas. Hay un 6% de pioneros, seguidos por el grupo de early adopters (30%) y luego los maistream adopters (48%), restando un reducto de lagartos (10%) que no cambia hasta el día del juicio final por la tarde. Nosotros hemos hecho una gamificación apostando por cuál será el último programa vendido on-premise y cuándo. En cuanto a los clientes, tenemos los dos polos, los más grandes despachos (los big 4) y el top 10 de empresas, y en el otro extremo pequeñas empresas de nicho y start-ups que están cambiando el concepto de asesoramiento. En medio, todo un desierto lleno de empresas con diferentes realidades y a diferentes velocidades. Hay mucho lagarto en España que no ven lo que viene o no lo quieren ver, y piensan que no va con ellos y que les queda muchos años por delante”.

Así que tras dos años de desarrollo, se anunciaba en el Foro de Asesores la nueva herramienta de Wolters Kluwer para el despacho profesional basada enteramente en una plataforma en la nube que facilite la cooperación entre asesor y empresa, y pueda proporcionar nuevas vías de ingresos gracias a los servicios gestionados. “Hoy con a3innuva nace una nueva generación de nuestros productos online para despachos. No es una solución estándar tipo suite en sí misma, es un hub donde se situarán diversas herramientas, la primera con la que salimos es Contabilidad. Está diseñada desde cero para la nube, aunque por supuesto hemos aprovechado estos 30 años de expertise que tenemos. Por tanto no es una copia del paquete on-premise. Nos tiramos un equipo de 150 personas en colaboración con la empresa Entelgy en Logroño casi dos años revisando las funcionalidades para que las relaciones fueran más eficaces y fluidas, y el interfaz está orientado incluso a usuarios fuera del entorno despacho para que fuese lo más intuitivo y autoservicio posible. El software no debe ser una carga, sino una oportunidad, por eso usamos para la UX el método de observación, desde déjame ver hasta déjame participar, con muchos recaps, para hacerlo mejor. Luego se aplicó en un grupo de 150 empresas que llevan nueve meses usando la aplicación en beta. Sin duda es nuestra apuesta más fuerte desde hace mucho tiempo”, confesaba el responsable español de operaciones de negocio.

En a3innuva irán sumándose más productos a lo largo del año, como nóminas, impuestos, facturación y demás programas de la casa, con dominios troncales compartiendo el mismo dato, así como servicios de usuario, tipo circuito de onboarding, workspaces, proceso de invitaciones… “Se trata de añadir soluciones de valor a los despachos, y a su vez que los despachos puedan trasladarlos a sus clientes para crear relaciones más satisfactorias. ‘No me cobres por apunte, sumarme el IVA o sacar una nómina, dame una oferta atractiva’. Todo lo que parece commodity no tiene valor. Por experiencia, sabemos que los despachos no quieren eufemismos, quieren algo que funcione”, contaba Font. “Si ahora les permite acceso desde cualquier lugar y hora, o crear sistemas de alarmas más transparentes que antes era cosa de tocar el backoffice, o contar con modelos de integración con soluciones de terceros como banca online, o tener nuevas facilidades de tarificación, pues se agradece. Y es más atractivo a las nuevas generaciones de gerentes y autónomos. Los clientes quieren nuevas fórmulas: ‘Dame algo más, como la previsión financiera del ejercicio, o cómo aligerar la carga de la deuda con el banco, o dónde invertir ese remanente’. Será un sitio único y ordenado, como Netflix. Da igual con qué servicio arranques o te enganches, podrás usarlo a demanda y el tiempo que quieras”.

wolters kluber

a3innuva es la versión española, pero el mismo movimiento se ha realizado en Holanda con Twinfield, en Bélgica con Absolute, en Alemania con Addison OneClick, en Gran Bretaña con CCH, en Suecia con Capego o en Italia con Genya. “El desarrollo no ha sido común, quizás algunos componentes sí, pero la obligación regulatoria obliga a que sea distinto para cada país, y así recomendamos a nuestros clientes internacionales que se hagan con la versión local”, contaba Font. “La idea en un futuro es migrar todo a la nube. Ahora Wolters Kluwer destina un 13% de sus ingresos a I+D, pero tener duplicado los productos y mantener dos familias a largo plazo es suicida. Pensamos que en un futuro los despachos tendrán machine learning e inteligencia artificial que les liberarán de muchas tareas rutinarias o de gran volumen automatizando procesos. Por ejemplo, ya solo con la factura electrónica, se ha reducido un 80% los movimientos bancarios. Un entorno situado en la nube será lo normal, aunque no podemos pretender que todo el ecosistema sea nuestro, la colaboración será una obligación”.

Y añade: “El mundo cloud abre un espacio de negocio muy interesante, por ahora hemos alcanzado el 20% del negocio por suscripción, pero el 80% sigue siendo por licencia. Pero no es que no esté aumentando más el SaaS, pues aun creciendo a doble dígito (+ 30%) el on-premise no ha dejado de subir en venta nueva (+ 2-3%), y dado su volumen, suma más. El periodo 2015-2020 preveía que iba a ser un crecimiento uno a costa del otro, pero vemos que crecen los dos. Eso no quita que cada vez seamos más globales, la mitad del negocio la tenemos en despachos, desde una oficina de tres personas en Aranjuez a un KPMG, y la otra mitad en empresas, y de estas el 35-40% son pymes y el 10-15% medianas corporaciones de más de 200 empleados o 20 millones de facturación; sin duda donde el ratio crece más en despacho profesional”.

Font confesaba: “Nuestro ADN es vivir cerca de la empresa regulada. Estamos preparados para el continuous delivery, cualquier modificación en contabilidad se podrá añadir en pocas semanas o tan frecuente como quieras, lo que marca el tambor es el cambio regulatorio de las autoridades administradoras. Tenemos un roadmap a dos años y por orden de prioridad y según su importancia iremos añadiendo al hub el resto de las soluciones laborales y fiscales en modo online que ofrezca a despachos y empresas un nuevo entorno de trabajo colaborativo que, gracias a la autonomía, productividad y eficiencia que les proporciona, les permitirá dar un salto cualitativo en su relación y en la gestión de sus negocios”.

Cabezas de cartel

El Foro Asesores, presentado y conducido como en otras ediciones por la periodista Glòria Serra, ha incidido en la transformación del sector a lo largo de toda la mañana. En esta ocasión se contó con la keynote de Enrique Dans, profesor de Innovación en IE Business School y un referente en el estudio de los efectos de la innovación tecnológica, que ahondando en las ventajas que el cloud aporta a la gestión, se encargó con ejemplos de cómo se están redefiniendo los entornos de trabajo, y que operaciones que resultaban comunes son, cada día, “más propias de compañías desactualizadas y un obstáculo a la productividad”, comentaba. “Hay que perder el miedo, recomiendo que os vayáis familiarizando con esos asistentes del hogar como Echo de Amazon o Google Home y los habléis, porque aunque estéis hablando a una máquina, en vuestros despachos y oficinas también vuestros clientes van a hablar con un chatbot. Ya sé que no es fácil, pero lo más difícil es aprender a desaprender. Si quieres cambiar las cosas, vas a tener que romper cosas”.

Por su parte, y tras las tres sesiones técnicas paralelas para analizar las principales novedades legislativas (el control de horarios), así como para profundizar en las líneas a trazar para seguir impulsando la transformación y el crecimiento del despacho, se dio paso en el plenario a la esperada intervención del periodista Iñaki Gabilondo, que sin nungún apoyo de power points o diapositivas fue desgranando un discurso esperanzador acerca del futuro. Destacando la importancia de aprender del pasado y ganar perspectiva, pero “sin caer en el error de gestionar el pasado en lugar del futuro”. Gabilondo ha hecho un repaso a la evolución de la sociedad durante las últimas décadas, aprovechando sus conversaciones en “Cuando y no esté”, poniendo en valor los logros que se han conseguido, para situarse en el momento actual, marcado por la “incertidumbre entre el mundo que conocemos que está muriendo y otro desconocido que está naciendo” e intentar proyectar lo que está por venir. “Lo fundamental, es que el futuro no te lo dan escrito, sois vosotros los que tenéis la capacidad de ir escribiéndolo. Está aquí delante. La Edad de Piedra no se acabó porque se acabaran las piedras, se acabó porque salió una tecnología mejor. Participar en esas novedades es una obligación, y se hace de manera natural, sin miedo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: