Mariano de Mora (Momofone): «La pandemia ha acelerado la llegada de la era digital y la penetración de nuevas formas de negocio»

TPB313, jun21. El CEO de Momofone, Mariano de Mora atesora una experiencia tras su paso por entidades como Bankia y luego Vodafone que le abrieron los ojos y le animaron a emprender su propia propuesta de negocio que aunase ambos mundos en la palma de la mano con la simple gestión de una app en el teléfono. Y con el viento de cola que traen las nuevas fintech y los negocios digitales híbridos, Momofone se constituye en una de las primeras opciones que nace en España en 2020 en plena pandemia. Para conocer un poco mejor qué es esto de un telcobank, nos pusimos en contacto y le preguntamos.

¿CÓMO DEFINIRÍAS lo que es un telcobank, es un nuevo modelo de fintech?

Un telcobank es una empresa básicamente digital que aúna los sectores de la banca y las telecomunicaciones. Es un segmento que ha tenido un gran crecimiento durante la pandemia, ya que facilita la gestión a sus clientes en estos tiempos en los que hay que reducir el contacto, movimientos y porque puedes simplificar dos servicios en una misma plataforma sin gastos extras ni vueltas. En un telcobank, a parte de tener una tarifa móvil con datos, llamadas y mensajes (nuestra red está asociada a MásMóvil, por ejemplo), tienes también un banco en el que tienes tu cuenta con IBAN, una tarjeta VISA (tanto física como virtual) y puedes hacer las gestiones cotidianas que harías con uno normal, como domiciliar tu nómina o realizar transferencias.

Además, al ser 100% digital, no contamos con oficinas físicas, lo que nos supone un ahorro enorme en los costes, tanto de logística como de mantenimiento y, por ende, que se traslada a nuestros clientes. La pandemia ha acelerado la llegada de la era digital y la penetración en la sociedad de nuevas formas de negocio adaptadas a nuestros tiempos como esta.

¿Qué ventajas ofrece una opción de telcobank como la vuestra?

La rapidez y la sencillez que da la gestión online combinada con la seguridad de un banco tradicional y todas las garantías de una operadora. Este nuevo modelo de negocio también impulsa la inclusión financiera, para que más gente pueda disfrutar de forma más sencilla de las ventajas de un banco. Además, ha tenido bastante repercusión en la accesibilidad de muchas personas a este tipo de servicios en lugares como África y el Este de Europa, a las que les ha brindado un apoyo y una nueva manera de poder desarrollarse. Además, tenemos disponibilidad 24×7, una accesibilidad al alcance de la palma de nuestra mano y es una herramienta que ha ayudado y lo seguirá haciendo, a reactivar los negocios locales que han sufrido más esta pandemia.

Por ejemplo, nuestra tarifa de 20 euros, a parte de tener acceso a la red de Yoigo con 20 GB de datos y llamadas a fijos y móviles nacionales ilimitadas, así como SMS ilimitados, también incluye la creación de tu cuenta bancaria, así como las dos tarjetas (virtual y física). En muchas entidades ya te cobran ese precio solo por el mantenimiento de la cuenta, por lo que para las personas que quieran una banca digital, sin complicaciones, para sus operaciones cotidianas y una red móvil, en los telcobancos tienen el producto perfecto.

¿Cómo surgió la idea de crear Momofone?

Siempre he considerado que algunos de los servicios más importantes para las sociedades son la banca y, en los nuevos tiempos, las telecomunicaciones. Con la llegada de las nuevas tecnologías, los ‘neobancos’ y la digitalización de los sectores, la unión de estos negocios estratégicos es un hecho que va a ayudar a muchas personas a integrarse y a poder disfrutar de estos servicios. Tanto para pagar sus facturas, disfrutar de contenidos audiovisuales, realizar pagos instantáneos o domiciliar su nómina, este nuevo nicho de mercado reúne todas esas funciones y muchas más que seguro que irán desarrollándose y añadiéndose a la base de lo que ya hay, conforme se vaya extendiendo más su uso y cultura.

¿Qué servicios específicos ofrecéis?

La herramienta incluye los servicios de la banca tradicional y las telecomunicaciones en toda su magnitud, y ofrecemos las virtudes de ambos sectores en una sola empresa. A través de nuestra plataforma tendrás llamadas y mensajes ilimitados, una buena cantidad de datos, y un banco que te respalda para domiciliar tu nómina, tus recibos, o realizar transferencias. Además, no tenemos cláusulas de permanencia, ni comisiones, ni vinculaciones.

También brindamos atención a todas aquellas personas que no tienen posibilidad de vincularse a una entidad financiera por varias razones, ya sea por no tener ingresos recurrentes, no estar arraigados en España o estar en situación de desempleo. Damos servicios de un banco tradicional para cualquier persona que necesite de servicios financieros. Nuestros únicos requisitos son tener 18 años, una tarjeta de identificación vigente y un correo electrónico.

¿Qué garantías ofrece para que tenga el mismo nivel de seguridad que un banco tradicional?

Nosotros al ser una entidad 100% española, estamos supervisados por el Banco de España, por lo que tenemos que cumplir con todas las medidas para asegurar el dinero de nuestros clientes. Todos los depósitos, incluso los que estén por encima de 100.000 euros, disponen del mismo nivel de seguridad que un banco tradicional. También tenemos un acuerdo con el Banco Inversis para dar un mejor apoyo a nuestros clientes y garantizar la securización de sus cuentas.

«Un telcobank aúna banca y telecomunicaciones en una misma plataforma simplificando la operativa y sin gastos, es un segmento que ha tenido un gran crecimiento durante la pandemia ya que facilita la gestión, reduciendo el contacto y los movimientos» (M. de Mora, Momofone)

¿Qué se espera en el sector de la banca para este 2021?

Una de las principales preocupaciones antes de la llegada del Covid eran los tipos de interés negativo. Estos son un lastre para el negocio tradicional prestamista de la banca, y había esperanza de que se acabasen en los próximos uno o dos años. Pero la pandemia nos ha hecho reajustar esas previsiones y ahora mismo se quedarán, al menos, cinco años más, incluso diez. Esto a la banca española le afecta especialmente, ya que depende mucho del retail.

Por suerte, la banca ya había comenzado hace años el proceso de digitalización y estaba más preparada para esta crisis, monetariamente hablando, que para la de 2008. Otro aspecto para tener en cuenta son las provisiones, el coste del crédito, que van a subir a partir de este año y en especial cuando se retiren las moratorias.

Entre los servicios que ofrecéis está contemplada la financiación de compras, especialmente informática, de ser así, ¿qué condiciones ofreceréis a los resellers?

De momento, al estar en pleno crecimiento, la financiación no está todavía desarrollada, sin embargo, esperamos que pronto esta facilidad esté disponible a través de todas las compras que se efectúen a través de la tarjeta por valor igual o superior a 50 euros. Las condiciones de esta financiación serán con un TIN del 0%, sin embargo tendrán unos costes de gestión de 6 euros por cada petición aprobada y se podrán aplazar hasta en doce meses la compra.

Al ser un nuevo modelo de banca sin oficinas, ¿cómo se desarrolla la comercialización y la capilaridad? ¿Exclusivamente por Internet o habrá una red de comerciales freelancers?

En Momofone contamos con un equipo multidisciplinar y que tienen experiencia en otros sectores y conocimientos tanto de telecomunicaciones como de banca. Están muy ligados a la tecnología y trabajan para ofrecer el mejor servicio posible al cliente. En cuanto a nuestro servicio es 100% online y también contamos con un equipo de expertos en atención al cliente para cualquier incidencia, pero no disponemos de oficinas físicas. Esto nos otorga mayor agilidad y rapidez en los trámites que en la banca tradicional. Además, estamos siempre a disposición del cliente para hacer cualquier gestión desde su dispositivo preferido.

«Con la llegada de los ‘neobancos’ y la digitalización de los sectores, la unión de estos negocios es un hecho que irán desarrollándose y añadiéndose a la base de lo que ya hay» (M. de Mora, Momofone)

La banca tradicional sigue endureciendo las condiciones para quedar exento de comisiones

El escenario ya observado durante 2020 en el que la banca tradicional ha estado incrementando las comisiones a muchos de sus clientes, desvela que cada vez más, muchos de nosotros no somos vistos como clientes rentables, y nos están invitando a irnos o a pagarles más por los mismos servicios que ya teníamos. Y esta tendencia va a seguir así en 2021.

A partir del 1 de enero, tanto el BBVA como el Banco Santander, apretaban un poco más la política de comisiones que aplican a sus clientes, endureciendo las condiciones de sus cuentas para que puedan quedar exentas del pago del servicios que hasta ahora eran gratuitos. En este nuevo escenario, los clientes que no tengan varios productos vinculados pasarán a pagar unas comisiones que, en algunos casos pueden llegar a superar los 240 euros al año.

Pese a que desde las entidades se dice que estos cambios no afectan, pues comentan que la mayoría de los clientes ya cumplen esas condiciones, la realidad es que los bancos necesitan clientes que les sean rentables, y sólo pueden hacerlo mediante aumento de comisiones o la venta de productos vinculados como seguros, préstamos, hipotecas… En esta misma línea, CaixaBank, Sabadell y Bankia también han ido subiendo sus comisiones y gastos a repercutir a los clientes en los últimos meses.

El cambio ha sido paradigmático en los últimos años. A causa de la caída de los tipos de interés, y por los enormes costes de estructura de los bancos tradicionales, se ha pasado de remunerar a los clientes simplemente por su saldo en las cuentas, a exigir todo tipo de condiciones (uso de tarjeta, domiciliaciones de nómina y recibos, productos de ahorro o inversión…) para no aplicar un coste mensual por el mantenimiento de las cuentas.

Y no sólo han aumentado el “precio” de sus servicios, sino que en paralelo han ido reduciendo la calidad del mismo. Defienden los bancos tradicionales que el hecho de tener oficinas físicas es un gran beneficio para sus clientes, que pueden ir a ellas para informarse, solucionar problemas o para realizar operaciones. Pero la verdad es que cada vez estos servicios son peores o más reducidos. Existen horarios limitados para la atención en ventanilla, siempre que pueden te dirigen a los cajeros automáticos, se cierran oficinas y tienes que ir más lejos a poder ser atendido y esta tendencia va en aumento.

Por contra, los nuevos players del sector financiero (challerger banks, neobancos y telcobanks), van en la dirección opuesta. Cada vez ofrecen menos barreras a los clientes por los servicios bancarios, y al menor coste posible, incluso de manera gratuita. Y lo hacen no ya sólo por tener unos costes de estructura menores, sino que también porque saben leer mejor las necesidades del público y son capaces de ofrecer los productos que se ajustan a lo que están pidiendo.

Gracias a estas nuevas empresas, las personas desplazadas de la banca tradicional han encontrado quien les provea de los servicios financieros que necesitan, y a un precio razonable, según el nivel de requisitos que quieran para su operativa. Puedes tener cuentas básicas gratis, con tarjetas de débito, hacer y recibir transferencias, domiciliaciones… y si quieres o necesitas más servicios, muchos neobancos tienen las opciones de pago por mejorar prestaciones.

Mariano de Mora, CEO de Momofone

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: