La importancia de los dos metros

TPB303, jul20. Desde Experience Centre de Sant Cugat convertido en estudio de televisión, Epson presentó su iniciativa “La importancia de los 2 metros”, una batería de soluciones y herramientas de apoyo para que empresas y centros de trabajo adecúen sus instalaciones según recomendaciones de la “nueva normalidad” para el distanciamiento social y garantizar así la máxima eficiencia y seguridad, en pos de aumentar siempre la productividad.

LA CRISIS sanitaria nos ha transformado. Ya no volveremos a ser los mismos. Asistiremos a una “nueva normalidad” que implica transformación de estructuras, transformación de actitud, transformación económica, transformación tecnológica. En estos procesos de cambio, la distancia de 2 metros va a resultar una norma transversal de etiqueta social, que aplica a muchos ámbitos, también a las empresas y lugares de trabajo.

Acostumbrados como estábamos a encontrarnos espacios comunes en las oficinas, desde el uso compartido en salas de reuniones o de servicios informáticos centralizados como las fotocopiadoras, a zonas lounge para el relax o el propio comedor, veremos cómo esos entornos se deben transformar ahora a la par que nosotros mismos modificamos nuestros hábitos. El lugar de trabajo y los métodos, van a cambiar. Hasta la fuente de agua se activará por un pedal para evitar tocar el pulsador, y la máquina de vending se activará con una app que de paso cobrará.

El teletrabajo será también una variable dentro de la nueva ecuación, tanto como la necesidad de guardar los dos metros (las tan trilladas six inches por ahí fuera) en espacios comunes. En este contexto, el fabricante Epson pone a disposición de las empresas soluciones que aseguran ayudarán al equilibrio necesario entre productividad y seguridad. Tecnologías pensadas para mantener cubiertas las necesidades básicas en un entorno de trabajo colaborativo, sin alterar la regla de los dos metros, evitando colas de espera en la obtención de documentos y habilitando reuniones presenciales con menos personal concentrado en una misma sala.

Para Óscar Visuña, director de la división Business de Epson Ibérica: “Epson y su ecosistema de atención a empresas en el sector B2B es el partner tecnológico ideal para la adecuación de los entornos de trabajo a la nueva normalidad. Nuestra tecnología de impresión business inkjet sin calor y salida inmediata de la primera página, WorkForce Enterprise, permite eliminar colas de espera y conseguir una velocidad de hasta cien páginas por minuto. Lanzas, imprime y recoges. E incluso se pueden adaptar con soluciones que no requieren contacto, gracias a la plataforma Epson Print Admin”.

Asimismo, las salas de reuniones requerirán reducir aforos hasta habilitar la separación de seguridad entre personas, lo que implicará mayor distancia hacia los dispositivos de visualización. Las pantallas planas no serán suficientes, en según qué salas, para garantizar la eficiencia de la reunión. La propuesta de Epson incluye soluciones de videoproyección que garantizan tres variables: mayor superficie de visualización, partiendo desde las 100 pulgadas (más de 2 metros de ancho) y sin límites de tamaño; utilizar soluciones de colaboración remota, con anotaciones simultáneas desde cualquier ubicación y dispositivo; y facilidad en la higienización y limpieza de las superficies, siendo en los proyectores interactivos de ultracorta distancia una pizarra común o la propia pared, lo que evita posibles desperfectos si se utilizan sustancias con base de alcohol.

Mientras que “otra de las principales claves de la transformación, será la adopción del teletrabajo como método común y habitual en la mayoría de empresas y actividades profesionales”, continúa Visuña. “Nuestra gama de impresión EcoTank y de dispositivos portátiles para gestión documental descentralizada son herramientas clave. Con EcoTank, ofrecemos dos grandes ventajas: menor coste de impresión y mayor autonomía de impresión. El usuario se olvida de cartuchos y sustituciones de tinta durante miles y miles de páginas. Y los escáneres portátiles permiten, en algunos perfiles profesionales, seguir su ritmo habitual en el envío de documentos que requieren digitalización”.

La apuesta de Epson por apoyar a esta nueva normalidad o transformación digital acelerada en algunas empresas sigue alineada con su compromiso medioambiental demostrado desde hace años en diversos proyectos y acciones. En el ámbito concreto de la impresión, Epson garantiza reducir en un 95% consumo energético y emisiones de CO2 respecto a otras alternativas tecnológicas. “Llevamos solo tres meses de pandemia y ya se ven en los mares guantes de plástico y mascarillas. Debemos adaptarnos a la nueva normalidad sin renunciar a la sostenibilidad del planeta”, advierte Visuña.

Nueva normalidad educativa

Bajo esta iniciativa de “La importancia de los 2 metros” también se encuadran soluciones destinadas específicamente al sector educativo, donde tanto alumnos como profesores deberán adaptarse a una nueva realidad para compartir sesiones de visualización e impresión destinadas a reforzar el aprendizaje interactivo y evitar a su vez aglomeraciones o compartir simultáneamente servicios comunes en los centros educativos, según recomendaciones de la nueva normalidad.

Escuelas, institutos y facultades se verán ahora obligados a adaptar las aulas para garantizar la distancia de seguridad mínima y mantener los mismos niveles de eficiencia. Y todo ello sin dejar de tener en cuenta el nuevo escenario de recuperación verde que exige decisiones sostenibles responsables. Para Visuña, “la nueva normalidad de las escuelas y centros educativos deberá ser la de atender a dos criterios principalmente, el de la distancia social y la sostenibilidad. La unión de ambos deberá ser el principal argumento en la toma de decisiones responsables en las escuelas para su adaptación a esta nueva realidad. Asimismo, el aprendizaje colaborativo es y seguirá siendo la norma. Por todo ello ponemos a disposición del sector educativo respuestas adecuadas para estar a la altura como partner tecnológico global, para permitirles afrontar este reto en las mejores condiciones. Con #Epson2Metros y con #EDU2030 estamos dando prioridad a la distancia social y la sostenibilidad como ejes de la nueva educación”.

Una de las claves será reducir al máximo los espacios y servicios comunes, como por ejemplo el de impresión, para evitar en la medida de lo posible contactos y contagios. En esta línea, Epson ofrece las ventajas de las impresoras de inyección de tinta, una tecnología hasta 3,5 veces más rápida y que requiere hasta un 98% menos de intervención del usuario, en comparación con una impresora láser, además de reducir el impacto medioambiental, usando hasta un 95% menos de energía.

Otro de los cambios que traerá consigo esta nueva normalidad es el límite de aforos en las aulas. Si, por ejemplo, antes teníamos un aula con aforo de 30 personas, ahora se reducirá considerablemente, con el fin de respetar los 1,5-2 metros de distancia social, lo que implicará mayor distancia hacia los dispositivos de visualización.

En este contexto, Epson pone a disposición de los centros educativos soluciones de proyección que garantizan una correcta visualización por parte de los alumnos, con pantallas nítidas de gran tamaño (hasta 155 pulgadas e incluso 3 metros de ancho ubicando dos proyectores interactivos en blending) que proporcionan un tamaño de imagen escalable, visibilidad mejorada (incluso a plena luz del día), posibilidad de combinar pantallas analógicas y digitales, y una configuración flexible e intuitiva.

Tener el tamaño adecuado de imagen para el aula puede marcar una gran diferencia en cuanto a concentración, interacción y comprensión”, apunta el director de la división Business de Epson Ibérica. “Estas soluciones, además, ofrecen facilidad en la higienización y limpieza de las superficies, permitiendo la desinfección rápida de la superficie de proyección, ya sea una pared, madera o pizarra tradicional”.

Asimismo, las escuelas afrontan el reto de combinar la enseñanza presencial y remota, dando lugar a un escenario de aprendizaje interactivo y colaborativo. En este sentido, la propuesta de Epson incluye soluciones de pantalla interactiva que facilitan la visualización y edición de una amplia gama de contenidos y permiten la colaboración remota, con anotaciones simultáneas desde cualquier ubicación y dispositivo. También se puede insertar texto en las presentaciones en tiempo real, escribir, dibujar y añadir comentarios y respuestas directamente en la pantalla, así como guardar y compartir el trabajo colaborativo. Una solución definitiva que permite que todos los estudiantes, estén o no en el aula, puedan formar parte del proceso de aprendizaje.

En cuanto a la docencia remota, también Epson piensa en aquellos profesores que tendrán que dar clases desde su propia casa, o bien transformar el aula en un modelo mixto presencial-remoto. Para ellos, las cámaras de documentos permiten contar con una solución cómoda, flexible y económica que garantiza tanto la posibilidad de compartir objetos sólidos en tiempo real con los alumnos, como contar con una nueva cámara que, junto a la que se utilice en el sistema de videoconferencia, permita trasladar lo más parecido a una presencia en el aula posible. Así, con la cámara de documentos y una pizarra o cualquier superficie blanca que permita escribir al profesor, se puede contar con un sistema práctico para compartir y anotar en tiempo real.

Esta situación de excepcionalidad exige también un replanteamiento profundo de qué inversiones se están haciendo en el sector educativo y si estas están teniendo en cuenta criterios medioambientales. La apuesta de Epson por apoyar a esta nueva normalidad o transformación digital acelerada en los centros educativos está plenamente alineada con el compromiso medioambiental de la compañía. Y es que, tanto en el ámbito de la proyección como de la impresión, la compañía japonesa garantiza reducir la huella ecológica, teniendo en cuenta el consumo energético y las emisiones de CO2.

«La nueva normalidad de la distancia social en oficinas y centros educativos tendrá un doble objetivo: adaptarse a esta transformación digital y seguir impulsando la sostenibilidad en su comunidad».

Tres ejes de actuación

Estos días de confinamiento se ha comprobado que tener unos cielos más puros es posible, puesto que se han reducido las cantidad de partículas de CO2 a la mitad. “Por eso la nueva normalidad no puede ser una vuelta a la vieja normalidad. Exige un cambio y no solo en la eficiencia de los negocios, sino también en el impacto medioambiental, en la alineación con los postulados de la responsabilidad social corporativa y la gobernanza”, explicaba Roger Artigues, director de Grandes Cuentas de Epson, en el webnimario del pasado mes. Los tres ejes de actuación ante la nueva normalidad son la impresión sostenible, la proyección colaborativa y el teletrabajo/teleeducación.

Del consumo energético de una oficina, el 45% se lo lleva la climatización y el 29% la iluminación, más un 3% de varios. Aquí ya se han desarrollado líneas de ahorro con el diseño de edificios más eficientes energéticamente, mediante mejoras en los sistemas de aislamiento, orientación a la luz diurna, y cambio de luminarias al led. El siguiente capítulo son los ordenadores (13%) y las impresoras y multifunciones (10%). Con la virtualización y el cómputo en la nube se ha reducido la parte de las CPU, pero para la impresión aquí Epson propone su tecnología business inkjet en vez de láser capaz de reducir hasta un 80% el consumo (de 500 a 30 watios), o lo que es lo mismo, un 2% menos.

No solo bajas de 100 al 5% -¡un 95% de reducción!- en el consumo eléctrico, sino también actúas en la línea de los residuos. Si en Europa se cambiase todo su parque de impresoras del láser al piezoeléctrico sin calor se podría ahorrar 1.800 millones de Kwh que son 213 millones de euros al año, o equivalente a 636 millones de kg de CO2”, señala Artigues. “El gasto en cinco años para una HP Color Laser Jet para imprimir 2.100 páginas mensuales es de 44 cartuchos de tóner frente a nueve bolsas de tinta de una de nuestras Epson. Pero es que además podemos llegar al extremo de reciclar el papel en la misma oficina con el PaperLab, el primer sistema en seco que separa la tinta del papel y lo vuelve a procesar para su siguiente uso. Aquello que se puede reciclar deja de ser un residuo”.

En aquellas situaciones en donde lo aconsejable es la impresión individual descentralizada (la consulta de un médico que no puede abandonar al paciente para recoger el informe en otra sala, o el funcionario de ventanilla que debe atender al ciudadano), Epson aporta su tecnología EcoTank de botellas desechables para trabajar sin cartuchos. Esta opción también es válida para el teletrabajo, puesto que se ha constatado el incremento de un 60% de las impresiones en el hogar, donde los equipos domésticos no están preparados para la calidad y productividad de un escenario profesional.

En cuanto a evitar las colas de recoger documentos en la impresora, Epson juega con dos bazas. Por un lado la rapidez de impresión desde la primera página. Apenas hay que esperar desde que se manda imprimir, siendo dos y tres veces más rápido que una láser. Pero en el supuesto de haber más gente esperando, con la tarjeta personal de proximidad se activa la impresión en el momento que se desee para no dejar los papeles a la vista.

Las salas de reuniones también van a sufrir su reducción de aforo. Donde antes cabían doce personas, ahora irán tres o cuatro. El resto que quieran seguir la presentación o la videoconferencia lo tendrán que hacer desde su puesto de trabajo, desde otras salas o desde sus casas. Los equipos colaborativos también se deben adaptar a esta nueva normalidad para seguir proporcionando reuniones eficientes. Optar por la videoproyección puede ser una solución, puesto que al aumentar las distancias, las pantallas también deben ser más grandes para no perder los detalles, manteniendo la calidad de visión, y esto se puede lograr con la proyección sobre pared.

Nos intentan convencer que una pantalla de 65-75 pulgadas es suficiente y no siempre, y menos para el jefe que suele sentarse en el extremo más alejado. Con nuestros proyectores podemos obtener pantallas a partir de 100 pulgadas de diagonal (2 metros). Hasta 120 pulgadas funcionaría en modo interactivo, y hasta 300 pulgadas en modo visual”, señala Oriol Leal, Account Manager de Canal Audiovisual de Epson Iberia. “Todo lo que tengas en el ordenador lo puedes mover y ejecutar desde la pantalla interactiva. Se pueden mostrar hasta cuatro ventanas a la vez y guardar hasta 50”.

Con una pizarra blanca y un lápiz óptico (o el dedo), tres cámaras de documentos y un proyector (Epson dispone de 86 modelos que se adaptan a cualquier escenario y uso, que van desde los 2.000 a los 30.000 lúmenes), se puede montar un sistema interactivo que se amolde al tamaño de la sala o del aula. “Somos cien por cien canal, invitamos a todo el mundo a que solicite una auditoría a su distribuidor, y si no lo tiene, nosotros le indicamos el más cercano o el más adecuado. Tenemos distribuidores que construyen desarrollos por encima de nuestro software para escaneo etc”, concluye Leal.

«Si en Europa se cambiase todo su parque de impresoras del láser al piezoeléctrico sin calor se podría ahorrar 1.800 millones de Kwh que son 213 millones de euros al año, o equivalente a 636 millones de kg de CO2»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: