La distancia social acelera el gasto TI en las empresas españolas

La covid-19 ha tenido un impacto no solo en la salud de las personas sino en la forma de trabajar acuñando un término que cada vez es más común, la «economía de distancia social» que presenta desafíos a todos los niveles. Garantizar tanto la seguridad como la continuidad de negocio son elementos esenciales donde la tecnología juega un papel fundamental y la distancia social acelerará la inversión en TI. De estos y otros aspectos ha tratado el webinar de IDC Research España e Hitachi bajo el lema “Social Distancing como acelerador de la vuelta a la nueva normalidad empresarial”.

Reorganización de espacios de trabajo y vida social y pública son algunos factores que las organizaciones están abordando en la actualidad. “Y ya existen ejemplos tanto en Singapur o Tailandia donde la robótica se está utilizando de formas diversas para garantizar el distanciamiento social mediante conexión de médicos con pacientes, etc. así como otro tipo de soluciones que incorporan cámaras termográficas para detectar la temperatura de los ciudadanos”, subraya José Antonio Cano, director de Análisis de IDC Research España.

Aunque el 80% de las organizaciones en Europa prevé una disminución en los ingresos como resultado de la covid-19 y más del 35% reconocen pérdidas de ingresos superiores al 30%, únicamente el 43% espera que el gasto en TI sea inferior al previsto en 2020. Esto es así porque la tecnología es parte de la solución. La necesidad de hacer más eficientes las operaciones, dar soluciones de continuidad y evitar el sangrado de dinero en efectivo han pasado a ser los tres pilares fundamentales en este nuevo entorno.

Como consecuencia, IDC Research España confirma que el gasto de TI de las organizaciones se está distribuyendo hacia soluciones que permitan la digitalización del punto de venta de la organización, las herramientas de colaboración empresarial, el trabajo remoto y la transformación ágil.

De acuerdo con los datos que maneja la consultora IDC Research España, el 60% de las empresas de la Unión Europea planean cambiar su estrategia de TI. “La tecnología debe dotar a la organización de ciertas capacidades que se alineen con sus nuevas necesidades. Por tanto, el gasto tecnológico se está enfocando a fortalecer la resiliencia”, indica Cano. Todo ello, en un escenario donde la consultora estima que el 30% de los trabajadores permanecerán en remoto, y donde el 47% de las organizaciones españolas aportará la tecnología necesaria para incorporar estas actuaciones y políticas de smart work dentro de la estrategia tecnológica de la organización. Por tanto, en un escenario nuevo donde la transformación del espacio físico es una realidad, las soluciones de social distancing jugarán un papel decisivo, al permitir la normalización del negocio.

La tecnología como parte de la solución

En este contexto, cabe preguntarse cómo se pueden implantar soluciones de distanciamiento social que avancen en la necesaria transformación, sean prácticas, eficaces, ayuden a cumplir las recomendaciones y normativas y, en definitiva, faciliten la reducción del riesgo y garanticen la continuidad de los negocios y servicios públicos.

Hitachi Vantara, empresa que pertenece al gran grupo industrial japonés Hitachi, lleva décadas desarrollando e implantando soluciones de monitorización y análisis para distintas aplicaciones comerciales relacionadas con los “espacios inteligentes” (detección de tiempo de espera y gestión de colas, gestión de ocupación de aparcamientos, monitorización del uso de aulas y salas en centros educativos o sanitarios, optimización de la ubicación de los productos en centros comerciales, etc.). “Tras la evolución de la pandemia covid-19, Hitachi Vantara ha adaptado este tipo de soluciones a la nueva necesidad de detección y prevención de la propagación de la enfermedad. Se trata, por tanto, de soluciones probadas” afirma Valentín Pinuaga, director general de Hitachi Vantara para España y Portugal.

Hitachi Vandara Pinuaga

La tecnología empleada se apoya en las cámaras LiDAR (Ligth Detection And Ranging), similar al más conocido RaDAR (Radio Detection And Ranging) pero de mayor precisión al utilizarse pulsos de luz láser para la detección y ubicación de objetos y personas y su movimiento en tiempo real y en 3D. Con una implantación más sencilla que otro tipo de tecnologías permite la monitorización de la distancia social y también del lavado de manos, medidas ambas necesarias para la prevención de sucesivos brotes. Además, garantiza la privacidad de la información y facilita el tratamiento de los datos generados para la implantación de políticas de cumplimiento de la normativa, su seguimiento y su validación a lo largo del tiempo.

En conjunción con cámaras termográficas permite además la medición de temperaturas sin contacto y de manera rápida. “La experiencia de Hitachi Vantara en este campo le permite implantar soluciones completas, end-to-end, o parciales según la necesidad de cada caso”, afirma Pinuaga, adaptándose a las infraestructuras u otros componentes de análisis y monitorización de datos ya existentes en las diferentes industrias o instituciones públicas.

Nuevos retos para las empresas españolas

Según IDC Research, la tecnología ha habilitado nuevos casos de uso donde la distancia social es el elemento común. Respuesta a emergencias, rastreo de contagios, introducción de bots para el cuidado de las personas, automatización de la cadena de producción para evitar cortes de suministro son solo algunos ejemplos.

La incorporación de este tipo de soluciones en el día a día de las compañías es una tendencia al alza y por ello, conocer la tecnología existente, soluciones disponibles y casos de uso en los que este tipo de aproximaciones permiten a las organizaciones garantizar la seguridad de empleados y clientes, maximizar el ROI así como el impacto en marketing en la evolución de la empresa hacia un nuevo contexto de «empresa extendida».

En este nuevo marco post covid-19 gozarán de un gran protagonismo la agilidad empresarial y desarrollo de nuevos modelos de negocio que se configuran como los dos grandes retos. La nueva normalidad ha traído consigo nuevos hábitos de consumo, normativas de control y seguridad y la aparición de un nuevo Customer Journey construido sobre la base de la garantía de la seguridad y ausencia de contacto físico. “Las empresas deben buscar en las soluciones tecnológicas escalabilidad, flexibilidad e integración en cada caso de uso necesario para adaptarse con éxito a la nueva normalidad”, concluye Cano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: