Juan Antonio Fernández (ekon): «Me indigna esto del ‘café para todos’, cuando la principal estrategia de cualquier compañía es la diferenciación»

TPB299, mar20. Nueva etapa en la actual Ekon Cloud Computing Solutions, fundada en 1963 como Centro de Cálculo de Sabadell (CCS) y empresa decana en nuestro país en el desarrollo de software empresarial, tras diversas visicitudes en manos de matrices como Jazztel o Unit4, de la que logró independizarse el año pasado. Para dar a conocer sus resultados y las nuevas líneas estratégicas, Juan Antonio Fernández (Chief Executive Officer) nos ofreció estas declaraciones.

¿Cómo ha sido vuestra travesía en estos últimos años tras los tiempos heroicos de CCS?

Hemos demostrado ser unos corredores de larga distancia. Pero para los que nos habían perdido la pista en los últimos años, comentar que en 2002 nos encontrábamos dentro de Jazztel, en una apuesta estratégica por renovar el stack tecnológico que pudiera funcionar en las nubes de entonces. Estamos hablando de 2002, Internet en pañales y nosotros ya teníamos una presencia relevante en los entornos ISP. Pero poco después Jazztel decidió un cambio estratégico en su modelo de negocio que pasaba de un B2B a un B2C. Nosotros ya no pintábamos nada y nos vendieron a un fabricante de software holandés para empresas, Unit4, con implantaciones en la gran cuenta y servicios en 2006. Claro, este target en España estaba acotado a 2.000 empresas, porque de los 2,8 millones que pueda haber, el 98% son pymes y autónomos. Así que estuvimos funcionando como un unidad independiente y encapsulada sin poder beneficiarnos de las sinergias del grupo. En junio de 2019 llegamos a un acuerdo de escisión, proponiendo una management buy-out con el soporte financiero de Oakley, un banco de inversión londinense, para funcionar con la libertad de una compañía independiente.

Y ahora, ¿cómo lo hacéis para distinguiros de la competencia?

¿Qué hacemos aquí? Nos hemos propuesto como misión el contribuir al crecimiento de la economía española proveyendo una plataforma que cubra todas las necesidades de gestión del negocio. En este campo hemos identificado un gap entre las muchas soluciones para pymes que existen en el mercado. Hay dos grandes familias: por un lado, multinacionales que -con todo mi respeto- vienen con el zapato y tiene que encajar en cualquier pie, sea español, francés o chino, y para ello delegan en su partner para la puesta al día en regulaciones y normativas nacionales; y por otro, vendedores locales, muy cercanos en su relación con el cliente, pero que les falta continuidad o capacidad de invertir para evolucionar al ritmo que lo hacen las nuevas tecnologías para estar al día. Nosotros estamos en medio para cubrir ese gap, facilitando esa cercanía y siempre muy pendientes de lo que ocurre en cuanto a cambios legislativos que afecten a las empresas en España, no somos el país número 27 o 35 en la lista del fabricante hasta que nos toque que actualicen el software.

Este es el verdadero caballo de batalla en los programas ERP, la continua adecuación al cambiante ordenamiento legislativo de cada país…

La innovación no se puede dividir y tener relevancia solo cuando hay una gran presencia en clientes. No te puedes gastar 8 millones de euros en llegar y adquirir una cartera de clientes para luego destinar 300.000 euros en realizar una actualización porque tu base de clientes no crece. Hay temas como el RGPD que sí se priorizan porque es a nivel europeo, pero cuando se trata de temas como el SII, el TicketBai o el IGIC ya cuesta más ponerse a ello porque son más locales. Comprar compañías para sustituir su tecnología por la tuya puede servir, pero cuando encapsulas y congelas tecnología del siglo XX con alguna capa de Citrix por encima y la vendes como si fuera del siglo XXI me indigna. Esto es ‘café para todos’, cuando la principal estrategia de cualquier compañía sea del sector que sea y del tamaño que sea es la diferenciación. La estrategia nuestra es crear sinergias entre la evolución de una tecnología estándar con un desarrollo a medida.

En este sentido, sois de los que dejáis mucha libertad de acción en la parte del usuario, ¿no?

Manejamos distintas herramientas de desarrollo. Si un cliente grande con un departamento TI propio nos lo quiere pedir, ponemos a su disposición herramientas de administración si quieren hacer una adaptación a medida. Pero no toda las empresas cuentan con estos recursos. Aún así, disponen accesibles desde la nube herramientas para personalización de documentos o tareas de negocio que no requieren de conocimientos técnicos, y que ciertamente están embebidas en el producto o desplegadas en nuestra infraestructura. Cada vez hay más asistentes intuitivos para configuración y despliegue de analíticas o impresos de facturación personalizados. Lo que antes se tardaba seis u ocho horas en hacer ahora lo puedes tener en menos de una hora.

¿Cómo funciona la modalidad SaaS?

Hay dos tipos de licencias: Uno, el de usuario de base, te da acceso a esas herramientas bajo la filosofía de ‘siéntete dueño de tu propio destino’ para que no se te quede obsoleto a los tres años, o que te han cambiado de partner y cuando llega el nuevo tarda un mes en entender qué había hecho el anterior. Lo bueno de nuestro modelo es que te damos la libertad de poder elegir entre nosotros, tu partner de confianza o hacerlo tú mismo sin depender de los blockers del departamento TI cuando vas con tus peticiones. Antes añadir un campo a una tabla implicaba pasar por caja, y ahora lo puedes hacer tú solito. Dos, pagar una cuota de uso en la nube. Dependiendo del tipo de módulo, no es lo mismo en el de gestión de personal, que va por número de usuarios implicados, que el de contabilidad que suele ir a nombre del director financiero.

¿Está preparado el usuario medio para asumir estas tareas?

También querría dejar mención de dos mensajes. Por un lado, hay una nueva generación de líderes empresariales, frustrados porque no encuentran herramientas a la altura de su ambición, que vengan del siglo XXI y no del XX. Y por otro la oportunidad que la transformación digital y la globalización proporciona a las pymes, que con relativo poco esfuerzo y sin requerir de grandes almacenes o una flota logística se pueden encontrar vendiendo a través de un marketplace en todo el mundo, más allá de sus fronteras comarcales o incluso nacional.

Y eso de la tan cacareada transformación digital, ¿es real?

Los nuevos líderes viven en digital. Antes las compañías influían en la tecnología que metías en casa y ahora es al revés, más vale que tengas la tecnología que esperan encontrar. Los dirigentes ahora sí están preocupados por la TI. Hace 20 años les hablabas del antivirus y pasaban el asunto al informático, solo le interesaba si acaso el programa de contabilidad. Pero hoy ya saben que si no son ellos, vendrá otro con una app y conectarán oferta con demanda saltándose su intermediación. Se ha creado esa concienciación en el 91% de los directores generales que conozco porque ven que no hay otro camino. Son empresarios y son optimistas y ven la oportunidad en cada rincón (salvo alguno que lo haya heredado en tercera generación y prefiera vender). Tampoco es igual una empresa de veinte empleados que de cien, pero hay que seguir buscando nuevos canales, no es solo todo ahorro de costes para crecer. La transformación digital es la que ayuda a encontrar esas nuevas oportunidades.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: