Ifema celebra su 40 aniversario

TPB298, feb20. A la Institución Ferial de Madrid se le presenta un 2020 cargado de celebraciones conmemorativas empezando por Fitur, que se celebra desde los inicios y cumple también 40 ediciones, a la que seguirán Sicur y muchas otras. Hace un par de semanas se organizaba un emotivo encuentro con los personajes clave de su historia, incluidos entre otras figuras cinco alcaldes reunidos sobre el mismo escenario. Se trataba de la jornada “Crónica de cuatro décadas de IFEMA” en la que también participaron su actual cúpula directiva y los tres cronistas de la Villa.

A LO largo de dos mesas y una charla se desgranaron datos, anécdotas, historias y logros del pasado y presente de la actividad ferial de Madrid, así como el futuro de un sector en constante evolución como es el de las ferias y exhibiciones. Cuatro décadas del primer operador ferial de España dan mucho juego, y la promesa es que se va a dar guerra otros 40 años más por lo menos hasta lograr el objetivo de ser una de las cinco más importantes del mundo.

El periodista Constantino Mediavilla fue el encargado de conducir el acto, que abrió con la intervención del actual alcalde del Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, en el cargo desde junio de 2019. “Al margen de que la actividad ferial que proporciona Ifema haya supuesto el 3,2% del PIB de la ciudad y el 2,6% de la comunidad, quiero resaltar cómo ha contribuido al crecimiento de Madrid situándola líder dentro del conjunto de España por su contribución por sí misma al PIB nacional, pero en especial, cómo ha sido capaz de construir esta institución al margen de intereses de los partidos demostrando que cuando se unen para causas comunes el éxito está garantizado”, enfatizaba el alcalde. “Por tanto no es solo un ejemplo de concordia, sino sobretodo de gestión bien llevada. Ifema es la metáfora perfecta de cómo se ha ido a mejor en estos 40 años y cómo Madrid es sinónimo de dinamismo y empuje”.

Como último cronista de la Villa, Mediavilla repasó algunos datos y hechos destacados de estos 40 años de Ifema. “En 1979 surge la idea de crear una entidad ferial para Madrid que sirviera de pilar de los negocios y motor de la economía con un enfoque transversal que tocase todos los sectores: moda, automóvil, turismo, arte, gastronomía, ofimática… En todo este tiempo se han realizado más de 2.100 ferias y 10.000 congresos, por los que han pasado 760.000 empresas y 100 millones de visitantes. Ifema ha movido un negocio de más de 4.300 millones de euros y un empleo inducido para 26.000 trabajadores”.

Hoy son más de un centenar las ferias y 700 congresos, convenciones y eventos profesionales y de ocio los que se celebran cada año, con la participación de más de 35.000 empresas y 4 millones de visitantes, con unos ingresos en 2018 de 138 millones de euros, el último año del que hay cuentas disponibles, y unos beneficios anuales que se acercan a los 10 millones de euros, lo cual da idea de la actividad generada por esta organización y de su incidencia positiva tanto en el desarrollo comercial de los sectores económicos, como en su entorno geográfico. Haciendo un cálculo de cabeza, en todo este tiempo ha podido significar, a valor actual sumado el IPC, unos ingresos inducidos superiores a los 50.000 millones de euros.

Hoy la institución se encuentra en una fase expansiva, ya ha salido al extranjero con ferias propias en Colombia, Chile, México o Portugal. Se ha ampliado el calendario de eventos con espectáculos, exposiciones temáticas o festivales de música. Pero lo mejor está por venir: 180 millones de euros de inversión en el proyecto de ampliación del recinto ferial por Valdebebas con 80.000 m2 nuevos, lo que representa un incremento del 40% de la superficie ferial. Se prevé que aporte una inyección adicional de 1.200 millones de euros cuando esté a pleno rendimiento en 2025.

Haciendo un cálculo de cabeza, en todo este tiempo ha podido significar, a valor actual sumado el IPC, unos ingresos inducidos superiores a los 50.000 millones de euros

Seguidamente se dio paso a la primera mesa redonda, compuesta por los ex alcaldes de Madrid Juan Barranco, José Mª Álvarez del Manzano, Alberto Ruiz-Gallardón y Ana Botella, y conducida por otro periodista, Pedro Montoliú Camps, anterior cronista de la Villa. Lo primero que se hizo fue recordar a los verdaderos impulsores de la institución ferial, Luis Mª Huete, Felipe Ruiz de Velasco y en especial Adrián Piera.

En su momento, la noticia apareció en la tercera página de local, nadie se imaginaba el éxito que traería tras 40 años de funcionamiento”, señaló Montoliú. “Y es que Franco había establecido tras la Guerra Civil que solo habría dos ferias internacionales, en Barcelona y Valencia, y dos nacionales, en Zaragoza y Bilbao. Madrid fue sencillamente excluida por la política de los vencedores. No fue hasta 1964, tras comenzar la Feria del Campo, que se compró el pabellón de Luxemburgo de la Exposición Universal de Bruselas de 1958 y se lo llevan al final del paseo de la Castellana, pero ya entonces se quedaba pequeño para ferias como Iberpiel o el Salón Informativo de Mobiliario de Oficina -SIMO-”.

Tras la llegada de la democracia, Piera concibe un proyecto más ambicioso para la ciudad, pero su idea tarda doce años en plasmarse. “Hasta que en 1985 se firmase Recintos Feriales de Madrid SA con un acuerdo entre la Diputación de Madrid, el Ayuntamiento y la Cámara de Comercio a partes iguales (31%), y con la participación de Caja Madrid (7%), no se puede decir que haya un auténtico inicio”.

Se cedió el turno a Juan Barranco, alcalde socialista en los años 80 que sucedió a Tierno Galván tras su fallecimiento, que comenzó resaltando el valor del consenso. “Una ciudad se construye con la colaboración de todos, entes públicos y privados, se hace en conjunto y todos juntos: MercaMadrid, Pasillo Verde, MetroSur, Madrid Río… Al final el éxito es para el conjunto de los madrileños, de todos los ciudadanos. Una demostración de cómo cuando nos ponemos de acuerdo los españoles por encima de los intereses particulares, la cosa marcha”.

Sin embargo, sus recuerdos de aquellos años están llenos de incertidumbres, conversaciones, discusiones… También repasó cómo han ido cambiando los escenarios, primero al final de la Castellana (cuando era Generalísimo 175, antes de la ciudad deportiva del Real Madrid), después la Casa de Campo –¡qué frío!”-, y al final el Parque de las Naciones (en el anillo de la M-40), “gracias a la dirección de obra de Ignacio Solana”, apunta. “Ifema fue una gran decisión estratégica que ha demostrado su gran futuro, capaz de competir con las ferias de Barcelona y Valencia, y también con las europeas. Desde 1980 que empezó, ha siso un factor clave dinamizador de la economía en todos estos años, posicionándose hoy como la primera de España y la cuarta o quinta de Europa tras las alemanas de Fráncfort, Düsseldorf y Colonia”.

Con el ambiente ya caliente, fue momento de una confidencia: Joaquín Leguina le había comentado el día anterior que cuando fue concejal de Hacienda recibía constantemente llamadas de Pascual Maragall (alcalde de Barcelona del mismo partido) para disuadirle de que no siguiesen con este proyecto, pues ya lo veía como un amenazador contrincante. “También apuntar que con parte de las plusvalías que se generaron por los terrenos del Campo de las Naciones se pudieron erradicar algunas de las bolsas de chabolismo e integrar esas zonas en el marco urbano de Madrid” añade Barranco. El ex alcalde señaló que su feria favorita es Madrid Fusión.

El siguiente en la alcaldía, tras Rodríguez Sahagún del CDS, fue José Mª Álvarez del Manzano, ex alcalde, que accedió al cargo en julio de 1991 y no lo soltó hasta junio del 2003. Fue el inicio de 25 años de mayorías del PP con lo que apuntalar el rumbo de la institución ferial se produjo sin grandes contratiempos, lo que empezó con ocho pabellones y dejó en catorce. “Se me achacaba el don de la ubicuidad, porque decían que cada día era capaz de estar en 200 o 300 actos. Lo que pasa es que tuve la alcaldía más tiempo que nadie y por eso entre otras cosas, he sido el regidor madrileño que más ferias he inaugurado en Ifema, pero su éxito se lo debemos a la enorme profesionalidad que han demostrados todos sus directores generales, desde el primero, que era catalán y se lo fichamos a la Fira de Barcelona, Sanuy Gistau, seguido por Manuel Coronado y así hasta el actual Eduardo López-Puertas”, rememora Álvarez del Manzano.

El ex alcalde siguió abriendo el tarro de las anécdotas: “Me han llamado ‘el topo’ por lo de los túneles, y debo reconocer que cedí a una tentación y también hasta aquí hice un túnel, que comunica con las 5 hectáreas que tiene reservadas. Pero de que lleguase el metro a la puerta se lo debemos al empeño del entonces presidente de la CAM, Gallardón. Y una cosa más, sobre que Franco beneficiase a los merengues, decir que ninguno de los equipos de Madrid de fútbol ha sido campeón de Ferias porque no la pudieron jugar nunca; va a ser un título que siempre le va a faltar a Florentino”. Respecto a sus ferias favoritas: “Fitur, pero también Feriarte y Almoneda, tienen su personalidad y son muy divertidas con tantas cosas del pasado”.

Se pasó el tuno al siguiente invitado, Alberto Ruiz-Gallardón, que comparecía por partida doble, como ex presidente de la CAM (junio 1995-noviembre 2003) y ex alcalde (junio 2003-diciembre 2011): “La diferencia con mis antecesores es que yo me lo encontré ya todo hecho y encarrilado. Bastó una gestión de continuidad, y todo el mérito es de ellos”, dijo. “Sorprende averiguar que en 1943 un decreto de Franco autorizaba solo a cuatro ciudades a tener ferias y se lo prohibió a Madrid. Y nadie ha prosperado más que la Comunidad de Madrid, y esto ha sido posible por la cooperación público-privada. Cuando el poder público deja espacio y derriba barreras a la iniciativa empresarial, se logran éxitos como el de la zona aeroportuaria de Barajas -primera fuente de ingresos para las arcas públicas- seguido en segundo lugar por los recintos feriales. El aeropuerto produce un PIB superior, pero aquello está muy concentrado; por el contrario, en Ifema la generación de riqueza inducida está más dispersa”. Para él, sus ferias favoritas sin duda son “Fitur, que ya estaba cuando llegué, la que más me gusta, y Arco, que ha ido creciendo en calidad. Y lo que menos los congresos del PSOE… y del PP”.

Finalmente, llegó la vez de Ana Botella, primera alcaldesa de la ciudad (diciembre 2011-junio 2015), que comenzó ensalzando a la urbe: “La ciudad es, desde Platón y Aristóteles, el mayor espacio de libertad donde se acentúa el conocimiento. Cada vez es más importante estar en una ciudad porque se escucha, se habla, se piensa, se comercia… Ifema contribuyó a poner a España en el mundo, y a Madrid como capital de Iberoamérica, cuando se celebra Fitur, Madrid es la capital iberoamericana del turismo, cuando se celebra Arco, Madrid es la capital iberoamericana del arte. Madrid es abierta, libre, integradora. Nadie pregunta aquí de dónde vienes. Somos el segundo país del mundo en recibir turistas. El éxito de Madrid será el éxito de España, que a mí es lo que más me importa”.

En 1977 el Consejo de ministros devolvía las instalaciones del recinto de la Casa de Campo al Ayuntamiento, y con el acuerdo de crear Ifema en 1979, se las pone a su servicio. Es entonces cuando comienzan a moverse ferias que eran impensables entonces, pues por falta de espacio se las llevaba Barcelona. A partir de ahí el SIMO despegó, fue primero tímidamente, pero cada año necesitaba más espacio, el pabellón de Cristal, el del INI, la Pipa… La alcaldesa desveló una pequeña confidencia: “Cuando llegó el SIMO a la Casa de Campo, yo trabajé como azafata en la feria, con el uniforme rojo y los zapatos negros, muertas de frío”. Su actual feria favorita, sin embargo, es Madrid Fashion Week.

Casualidades de la mañana, la actual vicealcaldesa Begoña Villacís también dijo que se había vestido de rojo para sacarse unas perrillas en más de un SIMO y prácticar el inglés. “Mi primera noticia de Ifema es Juvenalia, como madrileña he pasado muchas navidades ahí y es parte de mi vida. Yo también he hecho el SIMO de azafata y he sido una de esos 26.000 empleos y como tantas otras y por eso quiero rendir homenaje también a todas estas chicas de la chaqueta roja que hacéis tantos kilómetros sin perder la sonrisa. Hoy mis ferias favoritas son Fruit Attraction y Fitur, pero ahora también las de videojuegos (Gamerfy, Madrid Games Week) porque son a las que va mi hija Jimena”.

El tema de Juvenalia también fue celebrado por Ignacio Aguado, vicepresidente de la CAM, “pues estoy en un momento Juvenalia, con mi hijo y los Cantacuentos: ‘un cocodrilo, se metió en la cueva’…” se puso a cantar. Ya más en serio: “Ifema es un digno caso de estudio para las escuelas de negocios, donde cuatro instituciones han sabido ponerse de acuerdo y pasar de quince ferias en 1980 a más de cien hoy día, que se ha construido como nos gusta a los de credo liberal, sin subvenciones y sin deuda y ganando dinero. Los 180 millones de euros de la ampliación la hacéis a pulmón. Hoy Ifema es una buena noticia, que funciona y puede permitirse mirar al mundo de tú a tú, al estar en los primeros puestos del ranking ferial”.

Los recintos feriales son después del aeropuerto de Barajas el mayor contribuidor al PIB de la región, pero a diferencia de la zona aeroportuaria que está más concentrado, en Ifema la generación de riqueza inducida está más dispersa

La mejor gestión profesional para un negocio estratégico

Si la anterior fue el pasado, la segunda mesa redonda estuvo dedicada al presente. Al estrado subieron el actual presidente del Comité Ejecutivo de Ifema, Clemente González Soler; el presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Madrid, Ángel Asensio; el presidente de la Fundación Montemadrid, Jesús Núñez; la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís y el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado; cada uno representando a la institución partícipe en la constitución de Ifema, y todos presentados por la otra periodista y cronista de la Villa, Mayte Alcaraz.

Así relataba aquellos años de “la otra movida”: “El 6 de febrero de 1979 no estaba yo en la firma, pero ya era una curiosa periodista que hacía la calle en Madrid. Cuando comenzamos a oír hablar de este proyecto tan transversal en los plenos de la alcaldía no nos lo creíamos, pensábamos que habría más zancadillas que otra cosa. Y sin embargo vimos como algo positivo que todos miraban con la luces largas, con la intención de superar ese poblachón manchego lleno de subsecretarios que decía Cela. Y mientras la capital seguía en blanco y negro, llegaba el technicolor al Ifema. Era fruto del acuerdo y el consenso, una historia de ilusión: Madrid capital económica homologable a las europeas porque teníamos el escaparate del Ifema”.

Después de algún bache desgraciado con el asunto Madrid Arena y el desmantelamiento de Espacios y Congresos en 2013 que dejó un agujero de 400 millones de euros asumidos por el Ayuntamiento en pago de una más que dudosa e irresponsable administración, soplaron nuevos aires de renovación con un cambio en la dirección ejecutiva. Los artífices del salto cualitativo son Clemente González, presidente del comité ejecutivo de Ifema, que fichó a Eduardo López-Puertas como director general de la feria, y ambos emprendieron un nuevo plan estratégico para duplicar su tamaño y diversificar su actividad organizando incluso eventos de ocio, con una gestión moderna, dinámica y avanzada que está dando sus frutos. Con 700 convenciones y summits el año pasado, Madrid se ha alzado al tercer puesto como capital congresual del mundo, tras París y Viena. Todo este negocio ha supuesto una aportación de 4.375 millones de euros al PIB de la región, un 25% más que el ejercicio anterior.

¿Por qué dije sí a hacerme cargo de todo esto en 2016?”, se pregunta González Soler. “Yo era un empresario independiente, estaba en la Cámara de Comercio, cuando me dicen que van a cambiar los estatutos de Ifema y que estaban buscando una persona de consenso: ‘tendrás despacho propio, pero te tendrás que traer la cama de casa’, me dijeron. Yo soy de la idea que desde la sociedad civil se pueden hacer muchas cosas por la sociedad, y esta era una nueva oportunidad. Cuando me preguntó Carmena qué significaba Madrid para mí, le conté que yo vine a estudiar la ingeniería de aeronáutica, cuando éramos solo 18 en clase, y me sentí libre por primera vez, yo venía de Santiago de Compostela y me conocían por ser ‘el hijo de’, mi padre era el alcalde… Me monté en el 45 y di tres vueltas a la línea, de Legazpi a Cuatro Caminos. En 1986 empecé como empresario en lo del aluminio, aquí tengo a mis hijas y aquí nacieron mis seis nietos”.

Motivos suficientes para dar lo mejor de sí mismo. Un éxito personal que se podría resumir en sus cuatro recetas: vender con una clara orientación al cliente (“Tenemos dos tipos de personas: las que venden y las que ayudan a vender”); trocear los grandes proyectos en metas asumibles (“Se trata de hacer muchas pequeñas cosas todos los días, y cada día mejor”); tener un propio espacio de innovación como es Ifema Lab al que se ha incorporado ya la 5G (“Hoy no triunfan las grandes empresas, sino las que hacen las cosas de manera diferente”); y alinear sus 400 trabajadores con los objetivos y valores marcados (“Apostamos por el empleo fijo y la paridad 50/50 porque se lo han ganado y por eso hicieron en 18 días el COP25 que en otros lados hubieran tardado 18 meses”).

Como añade el presidente ejecutivo: “Esta es nuestra filosofía para crecer. En el futuro habrá dos tipos de empresas, las que innovan y las que desaparecen”. A continuación se desveló su feria favorita: “Fruit Attraction es mi favorita. Hace tres años era la tercera del mundo y hoy ya es la primera a la que vienen empresas hortofrutícolas de todos los continentes, gracias a una actitud proactiva y positiva que tuvimos en su momento. Dijimos, ¿qué queremos? Que vengan a comprar y haya negocio. ¿Qué hay que hacer? Cogimos a los mil primeros compradores y los trajimos tres días gastos pagados. Hoy se cierran en Madrid los contratos más importantes de suministro para todo el mundo: cadenas hoteleras, cruceros, hospitales y penitenciarías…”.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio de Madrid, Ángel Asensio, aprovechó su turno para agradecer a sus antecesores y en especial a Adrián Piera, figura fundamental. “Hemos llegado hasta aquí también gracias a Juan Mato, Manolo Sastre, Fermín Lucas, Luis Cueto… Las Cámaras tienen la obligación de dar servicio a las empresas, y las ferias es el lugar donde hacerlas más visibles, además si se hace bien atrae a más clientes y sirven para compartir más conocimiento”. Respecto a su feria favorita: “Por defecto profesional, las de moda, en especial la pasarela Fashion Week. No son solo por poder enseñar mis calcetines y calzoncillos Kiff-Kiff, en su momento fue una decisión visionaria y arriesgada, porque en textil Barcelona tenía una posición dominante de siempre. Hemos asistido a su evolución y por resultados y repercusión se encuentra ya entre las tres del circuito internacional”.

Finalmente habló el representante de la Fundación MonteMadrid, Jesús Núñez: “En los genes de cuando Caja Madrid ya estaba el apoyo al desarrollo económico de la ciudad, y este fue uno de esos proyectos visionarios a los que se aplicó el rigor financiero. En cuanto a mi feria favorita, es Aula, porque empezó hace muchos años y poco a poco se ha ganado ser la capital de la educación en España y espero que sea pronto la de Europa. Empezamos cuatro stands y ahora vienen todas las universidades de España, Europa e Iberoamérica, así como las tecnológicas que dan apoyo a la mejor educación”.

El mundo en el futuro será más de ciudades que de países”, sentencia González Soler. Y con esta idea se van a sentar las bases del crecimiento futuro. A sus actuales instalaciones, Ifema va a añadir una inversión de 180 millones de euros en la construcción de tres nuevos pabellones en Valdebebas, al norte del actual recinto ferial de Campo de las Naciones, con fondos propios y sin deuda. La ampliación aun está en fase de diseño, a cargo de la UTE Gis-Ayesa, aunque la ejecución de las obras se prevé vaya rápido, con una primera fase que terminará en junio de 2021 con los bloques 21 y 22, el edificio Avenida y el centro de convenciones más grande de Europa. En la segunda fase, que se prevé termine en septiembre de 2023, se ampliará el edificio Avenida y se erigirá el pabellón 23.

Para el cierre de la jornada, se reservó el atril a la presidenta de la CAM, Isabel Díaz Ayuso, que dijo haría todo lo que esté en su mano para que Ifema siga siendo durante los próximos 40 años “esta ancha avenida de entrada a España y a Europa, este puerto de llegada para visitantes de todas partes del mundo. Dentro de un año se debe producir el relevo en la dirección: desde aquí ofrezco diálogo frente a la involución ideológica que cuestionan 40 años incluida la Constitución. Ifema es ese meteorito, una explosión de éxito, espejo de la evolución de la comunidad y de la ciudad, a pesar de esos falsos profetas del crecimiento cero dictados por prejuicios ideológicos, voces que se vuelven a oír como suprimir el puente aéreo para frenar y aislar a Madrid”. Respecto a sus ferias favoritas: “Madrid Fashion Week y Madrid Fusión, que son el gym y el ñam”.

En el futuro habrá dos tipos de empresas, las que innovan y las que desaparecen, al igual que el mundo en el futuro será más de ciudades que de países

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: