De la necesidad virtud: el trabajo deslocalizado

TPB308, ene21. El tsunami del coronavirus está rompiendo en apenas dos meses modelos de décadas en diferentes ámbitos y uno de los más destacados es el puesto de trabajo. De un día para otro, decenas de miles de personas están trabajando desde sus casas y todo parece indicar que es algo posible y viable. Un test de emergencia que, una vez superada la crisis, dejará un poso sólido en empresas y trabajadores.

EN UN mundo globalizado e interconectado, una crisis como la del covid-19 afecta a las empresas en múltiples ámbitos: negociaciones paralizadas, eventos y reuniones suspendidas, viajes de negocios cancelados, cambio forzado del lugar de trabajo, y muchas otras situaciones que pueden afectar directamente al flujo habitual de trabajo. Fuera, Chevron, Microsoft y Twitter han sido pioneros en la adopción del trabajo deslocalizado, y en España Prosegur, Vodafone, y cada vez más empresas, instauran el trabajo deslocalizado como principal respuesta.

Según el INE, en España tan solo un 27% de las empresas contemplan esta modalidad de trabajo, a pesar de que permite reducir costes, una mayor flexibilidad de la plantilla aumenta también la productividad, facilita la conciliación laboral, reduce el absentismo y el estrés de los trabajadores, entre otros muchos beneficios. Pero es evidente que la falta de práctica, de metodologías y de las herramientas adecuadas, derivadas de la urgencia, generarán no pocas ineficiencias y frustraciones, pero en todo caso serán experiencias a tener en cuenta.

La oportunidad de adoptar un nuevo modelo de trabajo deslocalizado nos permite imaginar, en un futuro no tan lejano, empresas sin sedes corporativas, formadas por una red de trabajadores globales e interconectados, donde el requisito clave será asegurar que los equipos sigan aportando valor a la organización de forma recurrente e iterativa, lo que exige que los objetivos estén correctamente marcados, los roles bien definidos, las tareas bien distribuidas y que se disponga de las herramientas adecuadas.

«La oportunidad de adoptar un nuevo modelo de trabajo deslocalizado nos permite imaginar, en un futuro no tan lejano, empresas sin sedes corporativas, formadas por una red de trabajadores globales e interconectados»

Para asegurar el éxito, Opinno ha desarrollado el concepto sprint remoto, un ciclo corto de trabajo trabajo (de una a cuatro semanas) de un equipo deslocalizado, con objetivos claramente marcados, que asegura una rápida entrega de valor y la mejora continua de las formas de trabajo. El sistema ayuda a cumplir los objetivos combinando diversas metodologías ágiles de innovación, construidas sobre la base de herramientas digitales y colaborativas.

Para poder ejecutar este modelo de forma correcta hay que definir roles y asignar responsabilidades. La capa de dirección define los objetivos de negocio y su prioridad dentro de la organización. La capa de gestión está formada por los gestores de equipos que definen los objetivos de los proyectos y equipos de trabajo partiendo de los objetivos que requiere la capa directiva, y se encargan de dar seguimiento, designar los perfiles correctos y dar apoyo organizacional a los equipos. El líder del equipo gestiona su avance y los riesgos asociados, reporta al gestor de equipos y se encarga de mantener al equipo coordinado y alineado hacia la consecución de los objetivos del sprint remoto. Finalmente, el facilitador del equipo da soporte y facilita el trabajo de los equipos, solventando aquellos bloqueos que impidan el avance tanto en cuestiones tecnológicas como metodológicas. De alguna manera, nuestro modelo de trabajo deslocalizado mantiene el control utilizando las mejores prácticas de ambos mundos, para evitar fracasos y frustraciones.

Estamos viviendo en un escenario de emergencia que nos ha sorprendido a todos, ciudadanos y empresas. Debemos afrontar este periodo como una oportunidad para ensayar estas nuevas metodologías de trabajo, que nos aportan flexibilidad y eficiencia. Estoy seguro de que, cuando vuelva la calma, muchas empresas habrán extraído lecciones muy valiosas de este periodo forzado de trabajo remoto, y que nuestro día a día como empresarios y como empleados incorporará muchas de las herramientas y metodologías que hemos aprendido.

Visto que nuestro impacto como especie en el planeta es cada vez más severo, es muy posible que en un futuro cercano tengamos que enfrentarnos a otro tipo de desafíos globales similares al generado por el covid-19 y que pueden manifestarse en forma de contaminación, inundaciones, erupciones volcánicas o cualquier otro tipo de emergencia medioambiental. Las empresas y los gobiernos tenemos que reflexionar y definir protocolos de respuesta a estos desafíos para que, la próxima vez, nos pillen mejor preparados.

Pedro Moneo,

CEO y fundador de Opinno

«Será clave asegurar que los equipos sigan aportando valor a la organización de forma recurrente e iterativa, lo que exige que los objetivos estén correctamente marcados, los roles bien definidos, las tareas bien distribuidas y que se disponga de las herramientas adecuadas»

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: