Con XYZprinting las tres dimensiones son un juego de niños

Sólo hace falta dejar volar la imaginación, pues sus modelos plug&play son los más robustos y fiables, dejando el trabajo duro y monótono a la máquina. Nos pusimos en contacto con los cuarteles generales de uno de los máximos exponentes del mercado de la impresión 3D, el fabricante XYZPrinting, con sede cerca de Rotterdam (Holanda), y que lidera el español Fernando Hernández, director general de XYZprinting Europa.

Para introducirnos en el tema de la impresión 3D, ¿nos puedes dar una perspectiva de cómo está evolucionando el mercado y vuestra posición en él?

Los estudios al respecto de parte de varias firmas, muestran que, en general, la industria de la impresión 3D creció en torno a un 21% en el último período de estudio (2016/17), y refleja el comportamiento positivo de los años anteriores, tanto el aumento del 17,4% en los ingresos mundiales a partir de 2016, como el crecimiento del 25,9% registrado en 2015. Al ampliar y analizar los datos trimestrales de 2018 proporcionados por Context, se muestra un impresionante crecimiento interanual del 52% en las ventas por volumen de impresoras 3D. Este es un cambio considerable respecto de las cifras comparativas de 35% y 38% registradas en 2017 y 2016, respectivamente.

El informe de 2018 del mercado de impresoras 3D de consumo señala que ha experimentado una aceleración, con casi 500.000 unidades vendidas. En solo tres años, desde finales de 2014 hasta 2017, el número total de impresoras 3D de escritorio vendidas casi se ha triplicado, un 42% de tasa de crecimiento anual compuesto (CAGR). Este crecimiento continuo esperado en el número de impresoras 3D vendidas llevará a la máquina un millón en 2020, incluso en un escenario muy conservador (con un CAGR al 25% para el periodo 2018-2020). En un escenario más optimista, prevemos que incluso se sobrepase la cifra de 1,5 millones de impresoras 3D vendidas al final del año que viene.

En nuestra opinión, podemos esperar una reducción adicional en el precio de las impresoras 3D, incluida una disminución significativa en el precio de los consumibles y materiales, así como un aumento paralelo en la calidad del contenido de impresión 3D disponible (plantillas, esquemas, tutoriales, etc.). La evolución en los diseños traerá también mejoras adicionales en las máquinas (más rápidas, más fáciles de usar). En realidad, XYZprinting creó y a día de hoy lidera esta exitosa fórmula y estrategia. También notamos que los primeros usuarios (los early adopters de los años 2009-2012) ahora están reemplazando sus máquinas con nuevas impresoras 3D más rápidas, fiables y económicas.

Respecto a nuestros datos de ventas, XYZprinting es la marca líder con una participación de mercado global del 21% en impresoras 3D de escritorio (consumo). Hemos mantenido esta posición de liderazgo durante cuatro años consecutivos siempre moviéndonos en horquillas del 20-25%, desde nuestra entrada en el mercado en 2013. Ya en 2015 colocamos 15.000 unidades en toda Europa, y esa cifra la hemos duplicado en los años siguientes. España ocupa el Top-5 de regiones en unidades vendidas para XYZprinting Europa. No hay estudios de mercado fiables que analicen únicamente a España, pero Context sí que hace un análisis a nivel europeo y en dichos informes mantenemos el liderazgo con un 21% de cuota de mercado contando unidades vendidas. Es difícil saber si esta relación se mantiene en España, pero creemos que puede ser muy cercana a la realidad.

Ahora danos información de la empresa, cuándo se creó, grupo al que pertenece, estructura, facturación, mercados en los que opera…

XYZprinting pertenece al grupo taiwanés New Kimpo (establecido en 1973 y con una facturación global de más de 38.000 millones de dólares), habitual fabricante subcontratado de las impresoras “2D” (de inyección, de tóner, de sublimización) por grandes marcas como HP, Epson, Konica o Lexmark, además de otros componentes desde baterías a discos duros. Sin embargo, para el mercado de la impresión 3D dispone de su propia marca creada en 2013 exprofeso y no fabrica OEM para ninguna otra marca. Con fábricas propias en China, Taiwán, Tailandia, Japón y San Diego (California), y 9 centros de I+D, el mercado europeo lo gestionamos desde la sede en Ridderkerk, Rotterdam, en los Países Bajos.

Desde el principio, se constituyó con una ambiciosa misión, la de integrar la impresión 3D en nuestras oficinas, escuelas y hogares para su uso en la vida diaria. Esta visión de la impresora 3D para todos implica un enfoque en el desarrollo de impresoras y periféricos 3D asequibles, accesibles y fáciles de usar, que nos ha permitido experimentar un rápido crecimiento para convertirnos en el mayor fabricante de impresoras 3D del mundo, cubriendo más de una quinta parte del mercado global. Contamos con la increíble fuerza de más de 8,500 ingenieros, que, junto con las fábricas en propiedad, nos permite implementar más rápidamente las últimas tecnologías, y desarrollar una amplia gama de productos de impresoras 3D profesionales, industriales y domésticas, las más avanzadas del mercado, al tiempo que mantenemos nuestros precios imbatibles.

Sobre el mercado español, ¿cuánto tiempo lleváis en España, qué peso tiene nuestro país en la compañía y qué estrategia desarrolláis?

Respecto al mercado nacional, a grandes rasgos, llegamos en el último cuatrimestre del 2014. Ya he dicho que España está el el Top-5 europeo, con un 21% extrapolado de cuota de mercado. Cuando lanzamos nuestros dispositivos teníamos un target claro: llevar la impresión 3D a los hogares, centros educativos y pequeña empresa de forma masiva. La impresión 3D era algo distante e inaccesible, tanto en precio como en complejidad. La DaVinci 1.0A fue la impresora 3D más rápidamente vendida (salió al mercado con un PVP de 599 euros cuando la media de este tipo de equipos y de similares características estaba en 1.199). Nosotros conseguimos democratizar la impresión 3D y hacerla mucho más accesible, bajando considerablemente el precio de este tipo de dispositivos y haciendo de la impresión 3D algo cotidiano, sencillo y fácil.

A día de hoy marcamos el tempo en el mercado y la competencia nos siguió, bajando precios e imitando estrategia. Hoy en día no somos los únicos, pero sí que hemos conseguido mantener cuota de mercado no solo mediante fidelización del cliente, sino por innovación. Por ejemplo, somos la única empresa que ha lanzado al mercado una impresora 3D a todo color (combinando tecnologías de manufactura aditiva en plástico con inyección de tinta) por menos de 3.000 euros (2.699 euros de PVP), siendo pioneros y marcando el ritmo una vez más. Nos centraremos en esta tecnología para conseguir modelos más asequibles y más potentes, pero a todo color.

Además, nuestras impresoras están ya montadas y prácticamente plug&play, damos software tanto de impresión como de creación y modelado en 3D, tenemos tutoriales, vídeos, guías, modelos para imprimir y muchos servicios más, todo es gratuito para el cliente. El mensaje es potente, no solo para el mercado doméstico, también para el mercado educativo, donde en un contexto dominado por kits de montaje DIY, había una demanda por dispositivos ya montados que ahorrasen tiempo y problemas técnicos al mismo tiempo ofreciese un precio asequible para los centros educativos.

¿Hay mucha diferencia entre las demandas de un mercado profesional o este educativo que mencionas, y el doméstico? ¿Habéis detectado algún nicho verticalizado para entrar como cuchillo en la mantequilla?

En el mercado profesional, lanzamos modelos más específicos ajustados a las necesidades de cada sector, ofreciendo modelos más profesionales con más prestaciones, pero manteniendo el espíritu de la marca, impresión 3D accesible. Por ejemplo, tenemos modelos con tecnología estereolitográfica para sector dental y de joyería. Además de modelos de gama alta en FDM que permiten imprimir termoplásticos de alto rendimiento y prestaciones, como fibra de carbono, nailon, cobre, etc.

Si pasamos a un uso comercial a nivel principiante (imprentas, talleres, repuestos…), el modelo DaVinci 1.0 Pro dispone de tecnología modular tres en uno (impresora más láser más escáner). Con ella se puede imprimir en 3D, serigrafiar sobre diversos materiales (cartón, cuero, madera…) y escanear en 3D. Es la máquina reversible perfecta, capaz de convertir algo físico en digital, y a la inversa, capaz de convertir algo digital en físico. Su precio parte de 699 euros a sumar 100 euros por el escáner y otros 150 por el cabezal láser según la superficie a grabar.

Pero un mercado en expansión es el educativo. En 2016 ganamos una licitación para 72 centros escolares en Extremadura y esto no ha parado de crecer, lanzando recientemente nuestra propia plataforma educativa STEAM XYZprinting para impresión 3D con todos los recursos de libre disposición unificados. A diferencia de otros fabricantes, nuestros productos son más fáciles de mantener, no se componen de kits que haya que montar antes de usar. También estamos explorando otros negocios verticalizados y pequeños comercios.

Y sin embargo, donde más penetración tenemos es en el incipiente mercado doméstico. Para ello disponemos de la más amplia y completa gama de modelos en impresoras 3D y periféricos, empleando las tecnologías de impresión más populares (fusión de plástico, resina) con añadidos de escaneo y grabado, con conexión WiFi, además de lapiceros 3D y escáneres 3D de mano. La razón no es solo debida a nuestros precios inmejorables, hemos roto la barrera de los 300 euros con IVA para unas máquinas que hasta el momento se movían en torno a los mil euros. Nuestros productos van directos al consumidor final, son muy sólidos y amigables, vienen acabados y no requieren configuración ni montaje.

Hablando del canal, ¿qué estructura mantenéis en España? ¿Qué argumentos exponéis para que os tengan en consideración?

Para el sector profesional trabajamos con Grupo Solitium. Tenemos un VAD en Madrid (Studyplan) que se dedican al mercado educativo fundamentalmente, hemos ganado un par de licitaciones como por ejemplo la ya mencionada de la Junta de Extremadura, equipando más de 70 colegios con nuestras maquinas. Trabajamos también en vertical y grandes superficies con un mayorista (Esprinet), hemos llegado a tener producto en lineales de El Corte Inglés, Alcampo y Mediamarkt de toda la península. Y por supuesto el mercado online es importante y también tenemos presencia en Amazon y PcComponentes.

Está claro que las impresoras 3D, junto a los drones y la robótica, constituyen un nicho comercial en auge. Las grandes superficies y retailers prefieren hablar con un mayorista, no directamente con el fabricante. Sin embargo, para el canal IT nuestros productos suponen una burbuja de aire en un mercado un poco en decadencia. Las tiendas pueden vender además del hardware y el mantenimiento, vender cursos o talleres u otros servicios. Además, contamos con un centro de servicio al cliente (soporte de llamadas) en varios idiomas, incluido el español, y el mantenimiento (limitado) de la garantía por dos años.

¿Qué utilidades se pueden proponer en esos talleres? ¿Cómo hacer de la impresora 3D un electrodoméstico más en las casas y oficinas?

Es una pregunta muy común, es una larga batalla, pero hay que concienciar que las posibilidades son muy amplias, de hecho, terminaríamos antes indicando objetos que no se pueden imprimir en una impresora 3D. Pero a modo ejemplo, además de los socorridos moldes para repostería, juguetes varios, modelos (desde piezas de ajedrez a maquetas de barcos y aviones), herramientas diversas para el hogar o lugar de trabajo y utensilios de todo tipo, la impresión 3D permite solucionar problemas de forma rápida, sencilla y económica.

Por ejemplo, podemos diseñar rápidamente un soporte de plástico para reparar un desperfecto en el lavavajillas o en la cisterna del baño. Es cierto que puedo ir a la tienda y sacar el dinero y comprar la pieza, si existe, pero también puedo solucionar el problema casero sin salir de casa, con mis propios medios y especialmente aplicando cre-a-ti-vi-dad (esta es la clave de la impresión 3D a nivel doméstico). Cualquier solución con esta implicación va a ser más potente que una solución adquirida y es un cambio de mentalidad, hacia una evolución en la sociedad de la forma de afrontar los problemas. Otro ejemplo, yo dispongo de un móvil que es un modelo especifico pero que hay miles de marcas y modelos en el mercado, y tengo una bicicleta que es también de un modelo especifico, pero bicicletas hay miles de marcas y modelos distintos, y quiero disponer de un soporte para poder utilizar mi terminal a modo de GPS la próxima vez que salga a circular. Tengo dos opciones: buscar un modelo genérico que se adapte de forma más o menos ortopédica a mi modelo de terminal y bicicleta y comprarlo. O bien diseñar mi propio soporte, tomando un par de medidas y con un par de figuras geométricas y ajustes me hago un soporte exclusivo y a medida con el diseño que yo quiera y que encaja como un guante a mi necesidad. Se trata de poder personalizar a mi capricho y mi conveniencia en base a mi potencial creativo y artístico, no a la disponibilidad del mercado de si existe siquiera lo que yo esté buscando.

Algún día serán un elemento tan cotidiano y común como el microondas. En la página web de XYZprinting disponemos de más de 8.000 plantillas y modelos gratuitos, listos para en dos clics descargar e imprimir. También tenemos más de cien vídeo tutoriales de distintos niveles interactivos e inspiradores que muestran las muchas posibilidades de la 3D.

Respecto a las bobinas y filamentos, ¿está el negocio en el consumible?

No son excesivamente caros, una bobina de 600 gr puede costar 28 euros. Según el peso de las piezas creadas, pero cien objetos impresos de 60 gr cada uno saldría por menos de 50 ct la pieza. Hay dos tipos básicos de consumibles, los cerrados (propietarios) y los abiertos (homologables). Hay impresoras que únicamente funcionan con filamentos cerrados y otras que funcionan igual con unos que con otros, la diferencia está en la experiencia de usuario. Los sistemas cerrados son más fáciles de utilizar, llevan un chip interno que corrige los parámetros y se ajusta la máquina a las especificaciones necesarias según el tipo de material. Por ejemplo, en los sistemas abiertos, las fichas de material únicamente se suministra una horquilla de temperaturas, porque según el tipo de máquina, se requiere de una temperatura mayor o menor, y el fabricante del consumible no sabe qué dispositivo va a utilizar el usuario, de ahí que solo pueda dar un rango y no un número exacto. Puede que el filamento de PLA dé errores de impresión a 190 °C, y el usuario tenga que ir probando y es posible que en su máquina necesite 210 °C. Hay que ir probando varias veces hasta dar con la temperatura óptima para esa marca de consumible y nuestra impresora. Esto puede suponer una barrera para los iniciados en impresión 3D, que acaban de comprar la impresora para el hogar o negocio y tengan que estar haciendo pruebas, configurando la máquina y gastando filamento; es un riesgo en potencia donde el interés en impresión 3D se pierda… Sin embargo, con una bobina cerrada de inserción automática se evitan estos inconvenientes, la maquina toma todos los parámetros directamente del chip de la bovina y ajusta acorde a ellos, todo de forma automática. Esto no quiere decir que estemos en contra del uso de las bobinas abiertas, gran número de nuestros dispositivos las soportan y para usuarios semi profesionales con necesidades específicas de distintos tipos de termoplásticos es lo recomendable.

Los modelos que ponéis en el mercado, ¿se pueden considerar Green IT? ¿Cómo influye la tecnología en vuestra posición en el mercado?

A día de hoy, el plástico empleado no es reciclable a nivel doméstico, pero todo se andará, para aprovechar los sobrantes y las pruebas. Además del bajo consumo (entre 30-40 W, con picos máximos de 70 W en pleno trabajo), prácticamente todas nuestras impresoras de impresión en plástico son compatibles con el termoplástico PLA, el más popular a día de hoy, no solo por precio y facilidad de uso, además es un material no tóxico y biodegradable, por lo que se puede utilizar en hogares, centros educativos o entornos de trabajo de forma segura. Como comentaba, la bobina del consumible dispone de chip inteligente que controla la temperatura de extrusión y otros parámetros, como la velocidad, los colores, los metros que quedan en el carrete… Así, por ejemplo, se pueden ajustar las tiradas a la disponibilidad de filamento, por ejemplo, si queremos hacer tres modelos de 20 gr y solo queda 45 gr en la bobina, recibimos un aviso y lo podemos ajustar a modelos de 15 gr, aprovechando al máximo la cantidad disponible y evitando desperdiciar material. Además de este modelo basado en filamento plástico calentado, hay otro modelo profesional que emplea la tecnología de piscina de resina fotosensible, la Nobel. Su PVPR es a partir de 1.600 euros, pero la precisión aumenta hasta las 25 micras, y encima es más rápida, especialmente en los diseños más anchos que altos.

Decís que todo vuestro software es gratuito, ¿significa esto que sois unos abanderados del open source? ¿Qué competencia creéis que se os viene encima?

Nuestro software especialmente diseñado para el modelado 3D es gratuito, pero no libre. Otros fabricantes que abanderan el open source tampoco tienen su firmware totalmente abierto. Utilizamos patentes de terceros que no estamos autorizados a liberar. Tenemos una posición fuerte gracias a nuestra tecnología, que es punta de lanza y está unos cuantos pasos por delante. Nuestros productos ya son viables comercialmente, mientras que los que lleguen necesitan tiempo para consolidarse. Dicen que este mercado no será masivo hasta que no llegue HP o alguno de los grandes, pero HP y varios de los grandes ya han llegado, no obstante, en sector profesional únicamente; a grades marcas jugueteras como Lego tampoco les interesa, de momento. Pensad en las posibilidades que da la impresión 3D y en las posibilidades de bloques imposibles que se pueden imprimir a día de hoy que no están comercialmente disponibles, es un riesgo que la gente pueda empezar a imprimirse sus propios bloques y perder el control sobre el catálogo de piezas existente. Porque, aunque siempre será más barato comprar las piezas corrientes originales a sus fabricantes, en el caso de que sean muy específicas y no quiera fabricarlas, como las piezas de cuatro caras, el usuario tiene la posibilidad de imprimirlas en 3D y son perfectamente compatibles.

Nosotros ya nos hemos hecho con una cuota de mercado en el sector doméstico, los que lleguen tienen que empezar por quitárnosla… No obstante, espero que todas las marcas que salten a la impresión 3D, aporten innovación. La competencia es buena y beneficia al usuario final con mejores productos, precios más baratos y ofertas más atractivas.

Para finalizar, ¿tienes algo más que añadir?

Por resumir, XYZprinting es una marca líder en el mercado de consumo que ofrece una solución completa alrededor de la impresión 3D. Nuestro mensaje es claro y potente: precios inmejorables para productos de alta calidad; dispositivos fáciles de usar plug&play; elegante diseño de producto, adecuado para uso doméstico y de escritorio; la gama más amplia de impresoras 3D y periféricos, filamentos y bobinas, escáner 3D y lapiceros 3D. Todo ello conformando todo un ecosistema de soluciones y servicios: dos años de garantía limitada; un centro de servicio al cliente en varios idiomas (soporte de llamadas); software libre (para escaneo 3D, para impresión 3D y de modelado 3D);; más de 8.000 modelos 3D de nuestra galería online gratis para descargar; más de 100 video tutoriales interactivos e inspiradores. Y la plataforma educativa STEAM XYZprinting para impresión 3D. Es una oferta imbatible.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: