Zscaler advierte de un aumento del 314% en las amenazas HTTPS en su último informe

El enorme aumento del número de ciberataques dirigidos contra los sectores de la tecnología y el comercio minorista confirma la necesidad imperiosa de adoptar una seguridad de confianza cero, según la nueva edición del informe de Zscaler sobre ataques encriptados en 2021. El estudio señala especialmente que las amenazas a través de HTTPS han aumentado más del 314% año tras año, superando el 250% de crecimiento por segundo año consecutivo.

Otros datos para tragar saliva: los ataques a empresas tecnológicas se han incrementado en un 2.300% interanual; los ataques a empresas minoristas y mayoristas han aumentado en un 800%. El malware ha aumentado un 212% y el phishing un 90%. Reino Unido, Estados Unidos, India, Australia y Francia son los cinco principales objetivos de los ataques cifrados, aunque por fortuna los ataques a empresas del ámbito sanitario y gubernamental descendieron con respecto al año anterior, mientras que los ataques de criptominería han descendido un 20%.

Zscaler ha rastreado y analizado más de 20.000 millones de amenazas bloqueadas a través de HTTPS, un protocolo diseñado originalmente para una comunicación segura a través de las redes. El informe de este año ha encontrado un aumento de más del 314% interanual a lo largo de varias regiones geográficas como APAC, Europa y América del Norte, señalando la necesidad de adoptar un modelo de seguridad de confianza cero y de realizar una mayor inspección del tráfico (incluso el cifrado) respecto a lo que la mayoría de las empresas consiguen con sus modelos de seguridad tradicionales basados en cortafuegos.

Zero Trust Exchange de Zscaler analiza a diario más de 190.000 millones de transacciones, lo que permite identificar más de 300 billones de indicios que ofrecen una visibilidad inigualable de los datos empresariales de la empresa. ThreatlabZ, el equipo de investigación de Zscaler, aprovechó este gran conjunto de datos para aportar una perspectiva única sobre los riesgos de seguridad que representan los distintos circuitos encriptados en los principales negocios.

Siete de los sectores incluidos en el estudio experimentaron mayores niveles de ataques procedentes de amenazas en el tráfico SSL y TLS, mientras que el más afectado el año pasado, el sector sanitario, experimentó un descenso del 27% desde enero de 2021. Por el contrario, el sector tecnológico se vio afectado por las amenazas a un ritmo muy superior al de otros tipos de empresas, acaparando el 50 por ciento de los ataques.

En la actualidad, más del 80% del tráfico que se dirige a Internet está cifrado, lo que significa que las empresas se enfrentan al desafío único de aplicar una seguridad consistente para todos sus usuarios remotos. Los ciberdelincuentes tienen tácticas cada vez más sofisticadas y utilizan canales cifrados en las distintas fases de los ataques de malware y ransomware.

“La mayoría de los equipos de seguridad y TI de las empresas son conscientes de esta realidad, pero a menudo sufren para aplicar medidas de inspección SSL/TLS debido a la falta de recursos informáticos y/o a la preocupación por la privacidad”, comenta Deepen Desai, CISO y vicepresidente de Investigación y Operaciones de Seguridad de Zscaler. “Como resultado, los canales cifrados crean un importante punto ciego en sus planteamientos de seguridad. El nuevo informe de Zscaler sobre el estado de ataques encriptados demuestra que la forma más efectiva de prevenir los ataques cifrados es con una arquitectura proxy escalable y basada en la nube para inspeccionar todo el tráfico cifrado, que es esencial para una estrategia integral de seguridad de confianza cero”.

La ciberdelincuencia en su nivel más alto

Entre enero de 2021 y septiembre de 2021, Zscaler bloqueó más de 20.700 millones de amenazas a través de HTTPS, lo que supone un aumento de más del 314% respecto al año anterior. Los ciberdelincuentes son cada vez más hábiles con sus ataques y se han beneficiado de las redes vinculadas y de las herramientas de malware-como-servicio disponibles en la «dark web».

Aunque los ciberdelincuentes pueden recurrir a varios tipos de ataques para introducirse en el tráfico cifrado, el contenido malicioso representó un impresionante 91% de los ataques, lo que supone un aumento del 212% con respecto al año pasado. Por el contrario, el malware de criptominería ha descendido un 20%, lo que indica un cambio de tendencia más general en los ataques, en los que el ransomware se ha convertido en una opción más lucrativa.

El informe constata que los ataques a empresas tecnológicas, de comercio minorista y de venta al por mayor han experimentado un aumento significativo del número de amenazas. Los ataques a empresas tecnológicas aumentaron en un espectacular 2.300%, y los ataques a empresas de comercio minorista y mayorista aumentaron en más de un 800%. A medida que más empresas ofrezcan opciones de comercio electrónico durante la temporada de Navidad de 2021, se espera que los ciberdelincuentes apunten más al comercio electrónico y a las plataformas de pago digital con ataques de malware y ransomware. Esto se ha visto agravado por la inesperada necesidad de apoyar a los trabajadores remotos con conectividad remota a teleconferencias, aplicaciones basadas en SaaS y cargas de trabajo en la nube pública.

Las empresas de tecnología también son un objetivo atractivo debido a su papel en la cadena de suministro. Un ataque con éxito a la cadena de suministro como el de Kaseya y SolarWinds puede dar a los atacantes acceso a un tesoro de información sobre los usuarios. Además, a medida que el planeta comienza a volver a la normalidad, y mientras se van reabriendo negocios y eventos públicos por todo el mundo, muchos trabajadores siguen trabajando en entornos relativamente inseguros. Lograr acceder a los sistemas críticos de los terminales de venta resulta muy atractivo para los ciberdelincuentes, ya que les abre la puerta a conseguir grandes beneficios.

Sin embargo, después de ser uno de los principales objetivos del año 2020, los ataques a organizaciones sanitarias disminuyeron en un 27% en 2021. Del mismo modo, los ataques a organismos públicos se redujeron en un 10%. Los ataques de ransomware que se dirigieron a servicios críticos, incluyendo el ataque a Colonial Pipeline y al SEPE español y el ataque de ransomware al Health Services Executive de Irlanda, han llamado la atención a las altas instancias políticas y policiales, incluyendo la Casa Blanca, que recientemente firmó una Orden Ejecutiva para mejorar la ciberseguridad de los EEUU.

“Después de ser en 2020 los dos principales objetivos, las organizaciones sanitarias y organismos gubernamentales se vieron en la necesidad de modernizar sus estrategias de seguridad con arquitecturas modernas, que se basan en gran medida en la confianza cero. También hubo un mayor seguimiento por parte de los gobiernos y campañas policiales contra los grupos cibercriminales, en respuesta a los ataques de alto perfil contra servicios críticos como Colonial Pipeline”, dijo Desai. “Como resultado de estos dos elementos, hemos visto en este año como ha descendido el número de ataques a organizaciones sanitarias y gubernamentales”.

Zscaler ThreatLabz ha registrado ataques en más de 200 países y territorios de todo el mundo, incluidos países pequeños que no suelen ser objetivos habituales, como las islas del Caribe. Además, el incremento del modelo de trabajo remoto ha llevado a los empleados a desplazarse fuera de los grandes centros tecnológicos habituales, como el área de la bahía de San Francisco, Nueva York, Londres, París y Sydney.

Los cinco países más afectados por los ataques cifrados fueron el Reino Unido (5.446.549.767), Estados Unidos (2.674.879.625), India (2.169.135.553), Australia (1.806.003.182) y Francia (519.251.819). En conjunto, Europa lideró el ranking con 7.234.747.361 ataques, mientras que APAC (4.924.732.36) y Norteamérica (2.778.360.051) cerraron los tres primeros puestos.

Proteja su actividad

A medida que las organizaciones cambian para apoyar nuevos modelos de trabajo facilitados por la tecnología, es cada vez más importante garantizar que sus activos y el tráfico a esos activos sean seguros. Para reducir la amenaza de los ataques cifrados, Zscaler ThreatLabz recomienda una estrategia de seguridad de confianza cero que permita a las organizaciones:

  • Prevención del compromiso: Proporcionar una seguridad consistente para todos los usuarios y todas las ubicaciones para garantizar que todos tengan el mismo nivel de seguridad todo el tiempo, ya sea que se encuentren en sus casas, en las oficinas centrales o en el extranjero. Utilizar una arquitectura nativa en la nube y basada en proxy para inspeccionar todo el tráfico de cada usuario y descifrar, detectar y prevenir las amenazas que puedan esconderse en el tráfico HTTPS.
  • Evitar el movimiento lateral: Utilizar una arquitectura de confianza cero con un sistema de ocultación para reducir la superficie de ataque y evitar el movimiento lateral de los ciberdelincuentes. Este tipo de arquitectura hace que las aplicaciones sean invisibles para los atacantes y permite a los usuarios autorizados acceder directamente a los recursos necesarios y no a toda la red.
  • Impedir la pérdida de datos: Poner en cuarentena los ataques desconocidos o las aplicaciones comprometidas en un sandbox accionado con IA para detener el malware y el ransomware del paciente cero. A diferencia de los enfoques de tránsito basados en cortafuegos, este diseño retiene todo el contenido sospechoso para su análisis, garantizando que los intentos de violación se detengan antes de que puedan acceder a los sistemas sensibles y robar información crítica para el negocio.

Haga clic aquí para descargar el informe completo «Zscaler’s 2021 Encrypted Attacks Report»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: