Vivir del metaverso

Vender productos en metaverso puede llegar a convertirse en una forma efectiva de ganarse la vida. Las tecnologías inmersivas dan la entrada a un nuevo mundo donde tendrá que convivir la realidad humana y virtual. Se trata de un espacio digital expansivo, comunitario y en tiempo real, cada vez más presente, donde los usuarios pueden interactuar con marcas, personajes y otras propiedades intelectuales, mientras se entretienen y socializan, y esto supone una oportunidad para las empresas y sus marcas.

La consultora The Valley, un ecosistema de conocimiento digital, colaborativo y abierto para explorar ideas y nuevos negocios, nos define las principales características de este nuevo entorno que tiene visos de transformar en un futuro próximo todos los sectores económicos. “El metaverso es una evolución lógica que promete cambiar un poco más nuestro mundo y la forma en la que nos relacionamos. Y ya se anuncia que los usuarios de este nuevo mundo podrán comprar y vender objetos y propiedades o, incluso, montar un negocio”.

Se trata de una de las conclusiones del evento “The Future of Entertainment: descifrando el metaverso”, celebrado en The Valley. Y es que el metaverso es un espacio digital expansivo, comunitario y en tiempo real, cada vez más presente, donde los usuarios pueden interactuar con marcas, personajes y otras propiedades intelectuales, mientras se entretienen y socializan. Esto supone una oportunidad de negocio para las empresas cuyo principal objetivo a la hora de apostar por el metaverso es llegar a un público más amplio.

En este sentido, el director de Innovación de The Valley, Juan Luis Moreno, presentó las claves de la transformación de este sector que “se encuentra a las puertas de una de las mayores disrupciones que se han vivido en los últimos tiempos”. Basado en un entorno virtual 3D conectado, donde los mundos real y digital se integran utilizando tecnologías como la realidad virtual y la realidad aumentada, el futuro que nos trae el metaverso afectará a todos los sectores y áreas.

El metaverso aglutinará una serie de características que lo definirán claramente:

  • Persistente: La desconexión temporal con el metaverso es siempre inexistente. La vida continúa, siempre puedes estar presente en el metaverso tanto con presencia real como online.
  • Social: Será la prolongación de nuestra vida social y profesional. Una evolución de las redes sociales. Los usuarios se encontrarán y se comunicarán a través de avatares digitales, explorarán nuevas áreas y crearán contenido. Por ejemplo, para vestir a los avatares, se podrá comprar ropa de forma digital, de hecho, algunas marcas ya han empezado a comercializar este tipo de ropa.
  • Reactivo: El entorno y las personas reaccionan a las interacciones de la gente en tiempo real. Se prevé la organización de eventos por los que habrá que pagar para poder asistir: conferencias, conciertos, teatro, etc. y podremos imaginar cómo gracias al procesamiento del lenguaje y el reconocimiento de voz se podrá responder a las solicitudes de canciones de la audiencia y, quizás algún día, incluso mantener una conversación.
  • Descentralizado: La propiedad está distribuida. La tecnología blockchain será la savia que sostenga los metaversos.
  • Sin límites: No hay un número máximo de usuarios, experiencias o mundos. Un avatar podrá asistir a una reunión con compañeros y, es probable que surjan nuevas herramientas de visualización enfocadas a mejorar la productividad en el entorno empresarial.
  • Interoperable: No hay vínculos exclusivos con plataformas y dispositivos. Las experiencias, identidades y economía son interoperables entre metaversos.
  • Creatividad: Las personas y la Inteligencia Artificial serán creadores activos de los metaversos. Las grandes marcas, por ejemplo, se publicitarían por las calles e, incluso, podrán vender réplicas de productos reales, como coches, ropa o productos tecnológicos.
  • Amplificación: Ampliará las actividades e interacciones diarias. Serán una prolongación de ellas

Con hubs en Madrid, Barcelona y Chile, busca el fomentar las sinergias, generar comunidad y networking creando un ecosistema de experiencia digtal. Por ahora, The Valley está conformado por:

  • Una escuela de negocios, The Valley Digital Business School;
  • Un servicio de headhunter especializado en perfiles digitales, The Valley Talent;
  • Un espacio colaborativo para startups digitales;
  • Los espacios de innovación The Place y The Place Immersive;
  • Una consultora de acompañamiento para empresas y profesionales que quieran dar un nuevo rumbo a sus negocios en busca de la disrupción;
  • La gestora The Valley Venture Capital, cuyo objetivo es impulsar el crecimiento y el desarrollo de compañías en fase semilla que ofrezcan servicios de software B2B.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: