NetApp facilita por la gestión multicloud de los datos

La filial española de NetApp aprovecha justo estas fechas pre veraniegas para hacer balance de su año fiscal y adelantar sus novedades en materia de almacenamiento empresarial y gestión de datos. Porque más allá del crecimiento de la tecnología AFA (All-Flash Array), NetApp está en un claro modo Data Fabric, una plataforma híbrida de gestión de datos que se mueva de manera transparente de una nube a otra en plan multicloud.

En lo económico, sabiendo que una empresa cotizada no revela cifras segregadas, mantiene sus números con un aumento de la facturación del 4% y en productos (la clave de su existencia y supervivencia) del 7%, con algunas novedades interesantes en el esquema del data fabric: el manejo de los datos a todos los niveles para la optimización del negocio. «Seguimos creciendo y construyendo portfolio. Y en un entorno que cuanto menos está dando síntomas de relajación y agotamiento, nuestra solidez financiera es relevante dando retorno al accionista. Habrá otras compañías que continúen dando valor como nosotros, y otras que por cada euros que venden pierden dos», señalaba Ignacio Villalgordo, desde hace dos escasos meses nombrado director general, aunque en la compañía lleva más de siete años en las cuentas globales de Telefónica y Enterprise.

NetApp villalgordo

NetApp sigue siendo número uno en almacenamiento flash, con un CAGR del 25%, y los terceros en almacenamiento de propósito general externo (NAS y SAN), tras Dell e IBM; «el objetivo es llegar al segundo puesto el año que viene, apenas nos separan dos puntos porcentuales», según explicaba el directivo. «En España también somos número uno en AFA, un mercado que facturó 5,9 millones de euros, aunque hemos crecido un poco menos, el 21%, con 300 nuevos clientes y una penentración del 26,9%».

Según afirma NetApp, el mundo es híbrido y multicloud, «y nosotros proporcionamos nuestra tecnología en tres niveles: ayudar a ‘eficientar’ el legacy para hacer más con menos, construir los datacenters de nueva generación que automaticen las aplicaciones de negocio, y acompañar en el viaje al cloud público de ida y vuelta (incluso AWS está sacando máquinas que instala en casa del cliente)». El Data Fabric de NetApp se encarga de mover los datos entre estos tres ámbitos de manera sencilla y transparente. ¿Cómo? Modernizando las infraestructuras y pasando del disco al flash, del TI tradicional a la nube privada, y del on-premise al cloud público, y todo eso con la vista puesta en monetizar la inversión. «El cloud público es nuestro aliado, no nuestro enemigo. Trabajamos con los tres hiperescalares (AWS, MSA, GCP) haciendo onboardings relevantes de clientes de todo tipo. Cualquier cloud, una misma experiencia», dice Villalgordo.

Dos ejemplos recientes de clientes de NetApp en España son Cepsa y BBVA. Para la compañía petrolera se ha actualizado en cuatro meses toda la infraestructura de almacenamiento NAS y SAN a AFA, tanto en su upstream (del pozo a la refinería) como en su downstream (de la refinería a las gasolineras). Para el banco se han construido datacenters de nueva generación con arquitecturas automatizadas para atender de manera más ágil a los clientes con business intelligence y desarrollos devops a medida.

«Nuestra estrategia en España para 2019 se mueve en varios sentidos: Queremos seguir reforzando la base de Services Providers (Indra, Fujitsu, Telefónica, MediaCloud, Nexica…), que son muy relevantes para nuestros clientes para tener un cloud cercano y a nuestros productos delante. Posicionar nuestros HCI y CPD de nueva generación para entornos de innovación. Ir actualizando la base de discos rotacionales y NAS a flash. Y añadir funcionalidades de IA y ML», enumera Villalgordo.

Actualmente existe una incertidumbre en las AAPP, no hay Gobierno y los presupuestos se prorrogan, lo que ralentiza la toma de decisiones en el sector público, pese a ello el 20-25% de su negocio procede de la AAPP (en especial por el soporte y mantenimiento). «En el terreno privado seguimos creciendo, demostramos habilidad en capturar nuevos clientes porque nuestra aproximación es ayudar en su transformación digital y llegar a la nube híbrida, no tanto por la velocidad de las máquinas. Es más importante las facilidades de financiación y el pago por uso. Ofrecemos distintos sabores, convirtiendo los capex en opex, un gasto medible y recurrente en vez de una inversión en capitalización. Con un programa de consumo, nosotros calculamos a partir de un mínimo de teras y un año de suscripción, y ponemos la máquina y la gestión de todo. También puede uno traerse su propia licencia o contrato de su hiperescalar y entrar en nuestra tecnología OnTap», dice el country manager.

Un canal preparado

En su turno, Francisco Torres-Brizuela, director de Canal, Alianzas y Cloud, señaló los hitos de la compañía en España. «Somos una compañía 100% canal. Bueno, menos un 1,1% que no lo es porque procede de grandes acuerdos corporativos con multinacionales, pero ya los descontamos del portshift nacional. Para nosotros los SP son verdaderos partners, no clientes al uso. El año pasado crecieron en número un 27%, proporcionándonos el 41% de los revenues. La competencia no llega ni de lejos a esa cuota, ya le gustaría. Nuestra estrategia se basa en tres pilares: segmentación con foco en los top partners para las cuentas globales y enterprise, y en el canal mayorista para liderar los commercials; especialización para descubrir nuevos partners para nuevos productos y servicios; y cobertura geográfica para cubrir todo el territorio.

NetApp torres-brizuela

Para ello cuentan con una base de 300 distribuidores y 57 SP, «hacemos una gran labor evangelizadora y cada vez entienden más la importancia del cambio. La transformación digital es como el viento, no se ve pero se nota por donde pasa. Y es el único camino al futuro híbrido y multicloud. El que entienda esto sobrevivirá, y el que no en cinco años estará haciendo otra cosa», cuenta el director de Canal. «Queremos mantener el número estable y crecer lentos pero seguros en nuevas capacitaciones como la IA para mercados muy concretos de industria, medicina o banca. Nuestra estrategia pasa por identificarlos primero, que quieran trabajar luego con nosotros, y superar nuestros programas. No se lo vamos a poner fácil, no queremos muchos sino a los mejores, somos my exigentes y exclusivos».

En cuanto a la rendición de cuentas ante el canal, se mencionó que durante 2018 se habían hecho 175 promos con programas como NetNew o R2N, incrementando los márgenes para vender a nuevas cuentas. Se habían contabilizado 432 express packs, su bundle de gama baja de configuración fija para mayoristas «que son lowtouch (exigen muy poca participación), eso es quitando festivos ¡a casi dos por día!», señala Torres-Brizuela. «También hemos hecho 161 acciones de marketing».

Otro de sus ejes es la formación continua. «Hemos dado 465 certificaciones nuevas, que nos son necesariamente 465 personas distintas, sino 465 capacidades operativas, algunas en las mismas personas. NetApp Partners Academy sirve para acompañar a esos clientes que están un medio de su ciclogénesis digital, no cuentan con expertos en casa ni consultores externos que los alumbren. La lógica les dice que no pueden tirar todo lo que les ha funcionado hasta hoy, pero OnTap les permite optar a los mismos servicios de cómputo, almacenamiento y redes en su propio stack».

También se mencionaron las herramientas para canal ‘partner enablement’ basadas en seminarios y eventos técnicos, soluciones (SolutionCenter y ProposalCenter) y certificaciones en nuevos productos. La idea es que se fije un mensaje: los servicios profesionales dejan más margen. «Con Active IQ podemos conocer el estado de la base instalada y modernizarla, procediendo a un tech reflesh para pasar a flash sin dolores de cabeza», añade. «Pueda sonar a paradoja: cuantas más bases de disco refrescamos a flash, menos contratos de mantenimiento, aunque se puede compensar con los servicios gestionados. Nosotros nos conformaríamos con un mínimo de uno cada tres de nuestra base (¡y diez de cada diez de la competencia!)».

Un ecosistema funcional

Una política de alianzas ha sido siempre clave para NetApp. Empezaron en el mundo de la virtualización primero con VMware; con Citrix para el puesto de trabajo; y con Cisco para networking. «No somos una isla y también desarrollamos para dar soluciones globales. Sin dejar a otras de lado, en estos momentos estamos haciendo foco en cuatro fabricantes: Commvault, Veeam, Broadcom y nVidia. Para la protección de datos usamos complementariamente la tecnología de Commvault y Veeam. Para la de cómputo, las tarjetas gráficas de nVidia. Y para infraestructuras y redes, Broadcom», señalaba Jaime Balaña, director técnico.

NetApp balaña

Se anunciaron dos novedades HCI (Host Controller Interface), el NetApp Kubernetes Service (NKS), un motor automatizado para desplegar Kubernetes y APIs de su marketplace en tres clics, y el Cloud Volumes, que da almacenamiento nativo on-premise dentro de su propio datacenter («la cuarta región») con OnTap v9.6, el sistema operativo de NetApp, que proporciona ficheros de alto rendimiento. El servicio, que ya funcionaba en AWS, comienza a darse en Azure, mientras que en Google Cloud está en versión beta. Por otro lado, la nueva cabina AFF A320 para dar NVMe (Non-Volatile Memory) de extremo a extremo sale en versión de gama media para ampliar los casos de uso, tras la del año pasado de gama alta, a la espera del inminente AFF C190 para ayudar al canal a hacer ese tech refleshment, «una solución de almacenamiento all-flash de nivel básico, que va a permitir a los partners del canal de NetApp expandir sus respectivas cuotas de mercado de forma agresiva e independiente, ayudado a organizaciones de menor tamaño a modernizar su infraestructura tecnológica como parte de una estrategia de Data Fabric», dice el CTO.

Lo último que está por venir es el MAX Data (Memory Accelerated Data), las memorias persistentes más allá del flash, más rápido con Intel Optane DC, memoria dentro del servidor con latencias muy bajas (nanosegundos) y la posibilidad de mover de una capa rápida a una más «lenta» en flash para caché. Pero a día de hoy tienen un precio prohibitivo para la mayoría.

«El software cada vez pesa más en nuestro portfolio, es donde está la diferenciación. Casi todos los fabricantes utilizamos los mismos componentes de hardware por debajo. Nosotros desde hace mucho tiempo nos consideramos una compañía de software, el software es muy relevante y el que dota de inteligencia a nuestra tecnología. Hace dos años nadie iba a una KubeCon, y este año en Barcelona ha habido 8.000 asistentes. La inclusión de Kubernetes supone un gran catalizador, y el que se lleve la orquestación de contenedores entre regiones ganará», afirma Balaña.

En todo este discurso, se ha echado de menos el tema de la eficiencia energética… ¿Ya no es prioritario? «La eficiencia energética era el discurso hace uno o dos años. El foco no era solo rapidez y latencia, sino el criterio de eficiencia energética: por lo de ahorro de ocupación de suelo y necesidades de refrigeración. Antes necesitábamos tres racks de 42 unidades hasta arriba con miles de vatios para 4 petas, y hoy con un equipo de 2U tenemos 30 teras y consume los mismo que una estufa de casa. No es solo un atributo nuestro, sino de toda la industria, pero el software ayuda también mucho», concluye Balaña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: