La nueva encuesta de IDC a los empleados de Europa arroja información de valor para las empresas

Al igual que ha ocurrido en EEUU, las organizaciones y empresas europeas ha experimentado la llamada “Gran Renuncia”, una oleada de dimisiones a principios de 2021, después de la pandemia de la covid-19. Desde hace aproximadamente un año, casi un tercio (32%) de los empleados europeos están buscando activamente un empleo alternativo, lo que supone un importante motivo de preocupación para las organizaciones europeas, en un momento de escasez de mano de obra y grandes desafíos en cuanto a la contratación, según revela la encuesta ‘Future of Work European Employee Survey’ de IDC.

El estudio muestra una clara desconexión entre empleadores y empleados a la hora de definir qué es exactamente “una buena experiencia laboral”. Mientras que los directivos priorizan las inversiones en tecnología para permitir la colaboración y facilitar el trabajo híbrido, los empleados están más preocupados por la forma en que se evalúa su trabajo y la falta de conexión, por lo que sienten que se está produciendo cierto declive de la cultura de empresa. De hecho, entre el 25 y el 30% de los trabajadores híbridos no están satisfechos con la tecnología que les proporciona su empresa.

La experiencia del empleado se ha convertido en un factor clave para las empresas a la hora de atraer nuevo talento y retener a los empleados actuales. Aunque la mejora salarial sigue siendo el factor número uno que favorece el abandono laboral, una experiencia de empleado insatisfactoria es la segunda causa principal de abandono del puesto de trabajo, según confirma la encuesta de IDC. En un mercado laboral transformado, el riesgo de renuncia aumenta entre los trabajadores cuya experiencia laboral no es satisfactoria, por lo que las condiciones de trabajo y la felicidad general de los empleados se han convertido en factores clave para las organizaciones, que quieren evitar la fuga de talento.

“Poner el foco continuamente en la tecnología como solución integral para mejorar la experiencia de los trabajadores es un problema, ya que los empleados remotos luchan por encajar en la nueva cultura empresarial”, asegura Meike Escherich, associate director, European Future of Work de IDC. “El éxito de los modelos de trabajo flexible depende de un cambio del antiguo espíritu de autoridad y control en la oficina, hacia una cultura de capacitación de los empleados”.

Para evitar enfrentarse al problema de la escasez de mano de obra, las empresas europeas deben centrarse en la labor del departamento de RRHH. “Nuestra encuesta también destacó las deficiencias en la experiencia de los empleados relacionadas con la cultura y el liderazgo de la empresa… pero incluso en áreas tan fundamentales, la gestión de recursos humanos puede ayudar a facilitar el cambio y medir el progreso”, ha explicado Ivan Oz, senior research analyst de European Software Research en IDC.

La encuesta europea de empleados sobre el futuro del trabajo ha recogido información sobre las señales de alerta en relación con la retención de talento, las condiciones laborales que más valoran los empleados, las tecnologías que utilizan y la satisfacción respecto a su uso, así como las preocupaciones de los trabajadores respecto a cuestiones como la seguridad, la evaluación de su trabajo, la confianza, la posible desconexión y la sensación de pertenencia a un equipo.

Precisamente, debido a la «nueva normalidad» sin precedentes que supone la posibilidad de trabajar desde casa, la relación entre empleado y empleador se ha vuelto virtual. Aunque persisten los desafíos tecnológicos y culturales, este cambio forzado ha brindado a todo el ecosistema una gran cantidad de oportunidades para innovar, transformar y descubrir cosas nuevas. El trabajo remoto llegó para quedarse, impactando mental y físicamente en los trabajadores.

Como resultado, las empresas europeas luchan por retener a los trabajadores existentes y contratar nuevos, por lo que necesitan conocer cuáles son las razones de la desconexión que se ha producido entre empleadores y empleados, y que ha provocado la llamada Gran Renuncia que comenzó a producirse a principios de 2021.

Este estudio sobre el futuro del trabajo de IDC permite a los proveedores de tecnología, proveedores de servicios y empresas usuarias de tecnología, comprender mejor la experiencia de los empleados en esta nueva era aún emergente del trabajo híbrido.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: