Cómo preparar los centros de datos para el futuro

Muchas empresas se enfrentan al reto de tener que prepararse para el futuro, es decir, mantener la eficiencia de la infraestructura informática de la empresa y seguir siendo competitivas. Uno de los medios más importantes para conseguirlo es la «migración a la nube» o ’cloudification’ de los centros de datos. Hay varias soluciones posibles a ser consideradas. A continuación se indican cómo evaluar y encontrar el equilibrio entre estas opciones: ‘on-premises’, ‘colocation’ y ‘cloud pública’.

LAS EMPRESAS están desarrollando continuamente sus estrategias de TI. Por supuesto, esto incluye comprobar en todas las áreas qué ofertas de ‘nube’ están disponibles y cómo obtener el máximo beneficio de ellas. Sin embargo, esto se basa siempre en la premisa de lo que es económicamente razonable y necesario. En consecuencia, no hay una solución correcta, sino que cada vez se trata de una consideración específica de cada empresa.

Si la pregunta es: ¿cuáles son las consideraciones iniciales a tener en cuenta al respecto?, para empezar hay que identificar las aplicaciones que deben permanecer en las instalaciones, es decir, que no pueden externalizarse. En segundo lugar, es importante aclarar si la externalización a un centro de datos de ‘colocación’ es una opción y qué servicios se requieren. A partir de esta información, se pueden determinar con más detalle las ventajas y desventajas de cada opción.

¿Cómo sería el análisis DAFO on-prem?

El análisis DAFO es una técnica que se utiliza para determinar las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades (DAFO) de una empresa o de un proyecto concreto. Entre las fortalezas de la opción ‘on-premises’ se encuentra en que los datos permanecen bajo propio control, al igual que el entorno informático, incluido el acceso físico y los procesos de seguridad. Esto puede ser crucial para, por ejemplo, una empresa de infraestructuras críticas (CRITIS).

Entre los puntos débiles de esta opción se encuentra la falta de flexibilidad, ya que los cambios no pueden aplicarse con poca antelación y hay que mantener disponibles recursos costosos para los picos de carga, que cotidianamente no se están utilizando. Además, suelen ser necesarias mayores inversiones (CAPEX), que inmovilizan mucho capital.

Como oportunidad se podría mencionar que se pueden desarrollar soluciones propias e innovadoras que permiten diferenciarse de los competidores. Uno de los riesgos es que el equipo TI sea capaz de impulsar los desarrollos con la calidad necesaria, además de atender las operaciones cotidianas.

Argumentos a favor y en contra de la colocation

La externalización de los servicios informáticos a un centro de datos externo proporciona más flexibilidad y reduce las necesidades de inversión. A la hora de considerar los puntos débiles, es importante tener en cuenta si las opciones de configuración permiten realmente la flexibilidad requerida y hasta qué punto la comunicación con un proveedor de servicios externo provoca un esfuerzo adicional, con el consiguiente coste, y el impacto a largo plazo en el propio equipo TI.

Por otro lado, existe la oportunidad de cualificar más al personal de TI y destinarlo a servicios de mayor valor. Además, los servicios informáticos que permanezcan en la empresa podrán prestarse utilizando hardware estandarizado y, por tanto, menos costoso. Entre los riesgos se encuentran cuestiones como la fiabilidad del proveedor, las posibles dependencias creadas y la falta de influencia en las decisiones sobre el hardware y los procesos de seguridad.

Argumentos a favor y en contra de la nube

Se solapan, en cierta medida, con los de una estrategia de colocación. Los puntos fuertes de los servicios en la nube son, sin duda, la rápida y fácil escalabilidad, el pago sólo por los servicios utilizados y el alto nivel de seguridad ofrecido por los hiperescalares.

Entre los puntos débiles se encuentran cuestiones como la disponibilidad y la latencia, la falta de individualización en las configuraciones y los costes adicionales ocultos, debidos principalmente a los esfuerzos de transformación.

Entre las oportunidades está el uso de plataformas, aplicaciones y sistemas de gestión de datos estandarizados, que pueden utilizarse de forma económica independientemente del tamaño de la empresa.

Entre los riesgos, hay que mencionar los derivados de los cortes e interrupciones de la actividad, la ciberdelincuencia, ya que los hiperescalares son objetivos atractivos para los ataques, y también el riesgo de ‘lock-in’ o dependencia a tecnologías propietarias. Hay que sopesar todos estos aspectos y definir dónde es mejor ubicar cada aplicación y servicio informático.

Todavía no ha llegado el final del centro de datos local

En la actualidad se reconoce ampliamente que la coexistencia del centro de datos ‘on premise’, el centro de datos de ‘colocación’ y los servicios en la ‘nube’ será necesaria durante bastante tiempo. Esto se debe a que cada una de estas opciones tiene sus puntos fuertes y débiles específicos. La idea de que todos los requisitos pueden ser cubiertos a satisfacción general sólo a través de las ‘nubes públicas’ no se cumplirá en un futuro inmediato. Por esta razón, todavía no hay forma de evitar el centro de datos propio de la empresa.

¿Qué parte de las TI permanecerá en las instalaciones propias? ¿Qué aspectos hay que considerar en este sentido? Eso depende de cada modelo de negocio. Sin embargo, en general, las áreas críticas para el negocio se mantendrán en las instalaciones. Por ejemplo, el control de la planta en una empresa industrial o CRITIS, donde se trata de procesos de tiempo crítico y se requiere la máxima fiabilidad.

Para el resto de áreas, es necesario entonces aclarar qué modelo ofrece la solución más eficiente. Además, el mayor reto es conseguir que el propio centro de datos de la empresa esté a la altura de las tareas que tiene por delante. Las primeras consideraciones deben identificar qué aplicaciones deben mantenerse en el propio centro de datos de la empresa.

A continuación, hay que examinar hasta qué punto el centro de datos actual cumple los requisitos de la empresa o qué medidas son necesarias para poder hacer frente a las próximas tareas internas. Todas las opciones están abiertas: nueva construcción, conversión o revitalización.

Martin Lukas,

Process Manager Services de Rosenberger OSI

 

«La coexistencia del centro de datos ‘on premise’, el centro de datos de ‘colocación’ y los servicios en la ‘nube’ será necesaria durante bastante tiempo» (Martin Lukas, Rosenberger OSI)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: